El conflicto entre el gobierno nacional y los despidos aún no cesa. En estas últimas semanas se realizaron actos, manifestaciones y una “feria de ciencias contra el ajuste” llevada a cabo por becarios e investigadores del CONICET en la tarde de ayer.


En esta confrontación dos discursos entran en puja buscando legitimidad y apoyo en la sociedad. 

Por un lado encontramos a los dirigentes gremiales de ATE, trabajadores del  CONICET  y dirigentes políticos que presentaron posturas en contra del gobierno nacional. El conjunto de posturas defensivas, considera que las medidas llevadas a cabo por el gobierno nacional se traducen en un ataque inminente a los trabajadores públicos. Asimismo la palabra “ajuste” se convierte otra vez en el enemigo de sectores estatales.  

Por otro lado, el gobierno nacional realza el discurso a favor de la modernización y eficacia del Estado. Según el diario La Nación, las autoridades del INTI  confirmaron que se decidió desvincular a 254 trabajadores por ausentismo reiterado e incumplimiento de horarios laborales. Javier Ibáñez, titular del INTI, reconoció que la gestión actual multiplicó por 10 la inversión en dicho organismo y que los trabajadores despedidos gozarán de indemnizaciones de alrededor de 450 mil pesos.  

El día de ayer, Marcos Peña se refirió a la situación actual del conflicto en el programa de Mirtha Legrand y justificó dicha medida asegurando “hay una cantidad de empleados que por no ir a trabajar o por no desempeñar el trabajo correcto se decidió que no continuarán .Si no haces una distinción entre el que trabaja y el que no trabaja correctamente, es injusto para el que trabaja”.  Los discursos en puja tanto de gremios como del gobierno nacional desentrañan la lucha por imponer el camino que deben seguir las instituciones estatales del país. 

Yamila Matón, delegada del INTI repudió esta mañana en el programa del conductor Luis Novaresio en radio La Red los dichos del jefe de gabinete. “La totalidad de los telegramas no tienen causa. No hay criterio, hay historias mas allá de números, además despidieron a mi marido que es técnico avanzado de hace 15 años en la institución. Ninguna autoridad abrió ningún canal de negociación.  Sentimos que fuimos castigados porque somos bastantes activos sindicalmente”. 

En definitiva, las banderas de la eficacia y el mérito se apoderan de las medidas nacionales actuales guardando confianza en que el problema eterno de la ineficacia del Estado Argentino podrá ser resuelto. Pero ¿será que el objetivo de solucionar el problema de la ineficacia institucional no considera otras maneras posibles de repensar? .El conflicto de los despidos del INTI pone en foco grandes interrogantes sobre las falencias de las instituciones Argentinas.  

Compartir

Comentarios