El titular del Grupo Indalo habló con la prensa al llegar a su domicilio en el barrio porteño de Puerto Madero y aseguró que él no se quedó con dinero de impuestos no pagados por su holding y remarcó que tuvo que poner plata de su bolsillo.

"Yo no me quedé con nada. Al revés, le puse de mi bolsillo $700 millones al Grupo Indalo", dijo López a las pocas horas de haber abandonado el penal de Ezeiza donde estuvo detenido 87 días por disposición del juez Julián Ercolini.

El empresario luego aseguró que no estuvo preso, sino "secuestrado" y apuntó contra el magistrado: "Lo que dice que hice es mentira, preguntenlé quién le dijo que me metiera preso".

Sobre la familia Kirchner dijo: "No tienen amigos, te ponen distancia siempre, con Cristina no tenía relación". Ante la consulta de si evadió el pago de impuestos, remarcó: "Una cosa es tener deuda y otra es evadir".

En una improvisada rueda de prensa dijo que pasará el fin de semana junto a su familia y que, a partir del martes, hablará con todos los programas que le quieran dar un espacio para que explique su situación.

"Para estar preso tenés que tener una causa, no lo que inventó Ercolini", se quejó lópez y agregó que hubo "una orden política" para que sea detenido.

Ante la consulta de las deudas, dijo: "Una cosa es tener deuda y otra es evadir impuestos" y remarcó: "Las empresas pueden estar quebradas, yo no".

"Me arrepiento de no haber hablado. Hay una cuestión mediática, económica y política", analizó para explicar su detención y lo vinculó con su buena relación con la administración kirchnerista. "Todo lo que huela a Cristina hay que meterlo preso".

Fuente: La Nación

Compartir

Comentarios