El fenómeno de jugar a escapar o resolver un misterio sigue evolucionando con otro tipo de desafíos.

Surgieron como una vuelta a lo clásico. A una forma de dejar un rato el celular guardado y valernos de nuestra inteligencia, nuestra habilidad y nuestra destreza para resolver acertijos, pistas y escapar antes de que se acabe el tiempo. El boom de las salas de escape, sin llegar al nivel de las canchas de paddle y los parripollos, sigue creciendo.

Pero varias buscan diferenciarse con otro tipo de contenido, para salir de los candados, las cuentas matemáticas o la simple observación para evolucionar en lo que podríamos llamar Salas 2.0.

Una de las novedades más interesantes, que recién se está empezando a usar en el mundo, es la realidad virtual. Juegos Mentales la había implementado parcialmente en una sala, “El Caso Lancaster”, con un casco VR. Pero el formato seguía siendo el clásico de las salas de escape.

Ahora llegó a Palermo abrió “Juegos Mentales VR”, una sala en la que los jugadores deben estar una hora completa con los cascos y jugar de manera virtual. Lo más interesante del desafío es que también hay que moverse, activar botones, avanzar y resolver acertijos, pero todo dentro de la realidad virtual. Algo parecido, salvando las distancias, al Oasis que en breve conoceremos en el cine con la película Ready Player One.

Fuente: TN Tecno.

Compartir

Comentarios