El caso de la laguna contaminada del barrio Los Vázquez tomó fuerza mediática en la provincia. Las denuncias públicas por parte de los vecinos a funcionarios oficialistas y opositores en la falta de obras concretas, sacudieron la estantería a un año de las próximas elecciones.

Los Vázquez, perteneciente al municipio de San Miguel de Tucumán, muestra las consecuencias de un sin fin de problemáticas que aquejan a millones de ciudadanos capitalinos en todos los barrios "periféricos" de la gran cuidad del bicentenario. 

Es de popular conocimiento las demandas que aprisionan a estos tipos de barrios: condiciones de infraestructuras totalmente deficientes o ausentes, aislamiento y falta de servicios públicos(los transportes públicos de pasajeros no ingresan, no cuentan con luz, agua potable, gas natural, ni red de cloacas), el imperio del narcotráfico, familias sumergidas en la pobreza estructural, condiciones sanitarias deficientes, etc. 

Limitarse a celebraciones al tardío accionar del municipio por desagotar la laguna contaminada no es más que una mirada cortoplacista. Es válido reconocer que como primera medida fue necesaria, pero entre el vigente conflicto de la grieta "provincia vs municipio", las políticas integrales y de coordinación no están cumpliendo el rol de moda del momento para los políticos. 

La coyuntura de los discursos con el dedo acusador y los ojos puestos en el pasado están permitiendo que aún muchos derechos sigan siendo vulnerados y que la mera operatividad de una obra sigan siendo parches aislados en un mar de conflictos sociales y económicos sin resolver.

Compartir

Comentarios