Se trata de un joven de 24 años que cuando fue descubierto por la policía se detonó con un dispositivo dentro de su automóvil provocando su muerte instantánea.

El hombre que la policía cree que estuvo detrás de una serie de paquetes explosivos que aterrorizaron a Austin, Texas, durante 19 días, está muerto, dicen las autoridades.

El departamento de policía lo había  llamado al sospechoso un "bombardero serial" que era hábil y capaz de hacer dispositivos sofisticados.

 

Tenía 24 años y según una fuente cercana con la investigación, se trata de Mark Anthony Conditt. Lo que aún no esta esclarecido es si vivió en el área de Austin. La policía dijo que el sospechoso es responsable de los atentados en Austin, pero aún están investigando por qué los llevó a cabo. En las últimas 24 a 36 horas, las autoridades recibieron información que los llevó a una persona de interés, que más tarde se convirtió en sospechosa.

El alcalde de Austin, Steve Adler, confirmó que la policía obtuvo imágenes de vigilancia que mostraban al sospechoso en una tienda de FedEx en esa localidad. Más tarde identificaron su automóvil y lo vieron el miércoles por la noche en un hotel en Round Rock, Texas, a unos pocos kilómetros al norte de Austin.

 

  

 

Mientras los agentes esperaban que las unidades tácticas llegaran a la escena, el hombre comenzó a alejarse y luego se detuvo al costado de la ruta. Fue entonces cuando los oficiales de SWAT se acercaron al vehículo y el hombre detonó una bomba dentro de su automóvil, dijo el jefe de policía de Austin, Brian Manley.

El sospechoso murió dentro del vehículo. No está claro si tuvo algún cómplice. Al parecer estaba solo cuando se alejó del hotel en Round Rock y detonó un dispositivo en su automóvil.

Compartir

Comentarios