Desde el Ministerio de Salud Pública de Tucumán, se llevarán a cabo actividades de promoción y prevención en el hospital Avellaneda el miércoles 28 de marzo.

 

 Cada 26 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino con el objetivo de establecer acciones de concientización e información sobre la importancia de efectuarse los controles ginecológicos.

Por este motivo desde el Ministerio de Salud Pública, se llevarán a cabo actividades de promoción y prevención en el hospital Avellaneda este 28 de marzo. Además, continuarán el miércoles 4 y jueves 5 de abril en el barrio la Costanera con el tráiler de la mujer y el trabajo de inmunización contra el virus del Papiloma Humano.

Al respecto, la responsable de la Dirección Estratégica de Programas para Prevención y Cuidados de Salud, Verónica Alí, comentó: “Iniciamos las actividades en los hospitales de mayor complejidad, los cuales tienen mucha convocatoria de población. El equipo del programa de Prevención de Cáncer de Cuello de Útero, busca informar a las mujeres sobre los servicios que dispone el Ministerio para prevenir esta patología”.

Las mujeres mayores de 25 a 29 años deben realizarse el Papanicalau y desde los 30 años el test de VPH. “Las invitamos realizarse el test con autotoma que es muy sencillo. Se les otorga un tubo que lo introducen en los genitales y se toman la muestra, luego nos entregan y la llevamos al laboratorio”, explicó Alí.
La mujer que se realiza el testeo es registrada a través del sistema para determinar el resultado. “Generalmente se lo tiene que hacer en los próximos cinco años si da negativo y si da positivo se debe realizar una colposcopia, de ser necesario nosotros le gestionamos el turno”.

Por su parte, el referente del programa provincial de Prevención de Cáncer de Cuello Uterino, Conrado Oscar Cinto, contó que “este estudio tiene dos modalidades; una es la toma que realiza el ginecólogo que se llama doble toma (con Papanicolaou y VPH) y la otra es la autotoma que se lo realiza la misma paciente en su domicilio o en algún efector. Este estudio determina la presencia del virus del VPH, una de la trece sepas de virus que pueden llevar a un cáncer de cuello uterino”.

“La importancia de este método de vanguardia a nivel mundial, sencillo y rápido, es que permite detectar lesiones en su periodo de inicio que son totalmente curables. Estas medidas de prevención como el test de VPH y la vacunación (que se les está aplicando a la nenas de once  años) van a tener su repercusión dentro de unos años en los que vamos a ver una sustancial disminución de la mortalidad por cáncer de cuello uterino”, finalizó Cinto.

 

Fuente: Comunicación Tucumán

Compartir

Comentarios