Legisladores radicales arremetieron contra la decisión del Gobierno Provincial al afirmar que "manejan el dinero de los tucumanos a su antojo".

La decisión del Gobierno provincial de elevar el tope de compras directas para la Dirección de Arquitectura y Urbanismo (DAU), con el fin de reparar comisarías, entre otros objetivos, generó rechazos entre políticos de la oposición. 

A través de un decreto acuerdo de necesidad y urgencia (DNU) firmado la semana pasada, el gobernador, Juan Manzur, dispuso un incremento en el tope máximo habilitado para las contrataciones directa de la DAU de $ 300.000 a $ 850.000. "Se hacía necesario actualizar el tope para compras directas en caso de tareas urgentes y prioritarias", argumentó Manzur.

El director de la DAU, Alfredo Quinteros, dijo que el DNU le dará recuersos al Estado provincial "para arreglar comisarías y otras dependencias policiales que tienen arrestos. Esto permite atender los requerimientos de la Corte Suprema”. 

Los legisladores radicales José María Canelada y Adela Estofán de Terraf enfatizaron en que el gobierno de Manzur "nunca deja de sorprender. Ahora resulta que arreglar las comisarías es una situación imprevista, y con eso justifican aumentar un 183% el monto para eludir las licitaciones públicas. Parece que de nada sirvió la emergencia edilicia dictada por el oficialismo en el año 2005, para la que se afectó en aquel momento $ 9 millones, ni la ratificación de la emergencia edilicia carcelaria y policial, aprobada en 2016".

"Se les ha hecho un vicio burlar todos los controles y manejar el dinero de los tucumanos a su antojo. Hay un festival de contrataciones directas", subrayaron. 

Canelada y Estofán de Terraf anticiparon que le pedirán al director de la DAU que detalle cuáles son las obras que va a poner en marcha este mes que superen el monto de $ 300.000. "Tienen que dar explicaciones claras de por qué quieren evitar las licitaciones, y mostrar cuáles son esas mejoras que habrá en las dependencias policiales", apuntaron los legisladores radicales. 

Fuente: La Gaceta.

Compartir

Comentarios