Los acusados por lavado de dinero presentaron un escrito ante el juez Sebastián Casanello; también se encuentra en el edificio de Comodoro Py el financista Federico Elaskar; Báez y Pérez Gadin serán trasladados al penal de Ezeiza

El empresario patagónico allegado a la familia Kirchner, Lázaro Báez, su hijo Martín y el contador Daniel Pérez Gadín se presentaron ante el juez Sebastián Casanello en los tribunales federales de Comodoro Py, pero no respondieron preguntas.

Los sospechosos presentaron escritos en los que se negaron a ser indagados en la causa por presunto lavado de dinero a través de la financiera apodada "La Rosadita" en la que están siendo investigados, según informaron fuentes judiciales.

Al edificio de los tribunales federales llegó esta mañana también el financista Federico Elaskar para ser indagado por el juez Casanello. 

La ronda de indagatorias tuvo lugar en el juzgado del cuarto piso de los tribunales federales de Comodoro Py, en cuya alcaidía de la planta baja permanecían Lázaro Báez y Pérez Gadin a la espera de ser trasladados al penal de la localidad bonaerense de Ezeiza.

Báez y Pérez Gadín fueron detenidos ayer acusados de lavar cinco millones de dólares provenientes de la evasión fiscal de la constructora Austral Construcciones a través de la operatoria de la cueva financiera SGI, conocida como "La Rosadita". Pasaron la noche en la Superintendencia de Investigaciones Federales, en el barrio de Lugano. Desde allí fueron llevados en un móvil de la Policía Federal hasta los Tribunales bajo un fuerte operativo de seguridad.

Báez fue apresado ayer, pasadas las 17, por orden de Casanello, cuando aterrizó en su jet privado en el aeropuerto de San Fernando. El juez había ordenado su captura ante el riesgo de que se fugara, pues despegó con su avión sin que el juzgado conociera el plan de vuelo. Junto con Báez estaba su hijo Martín, quien no quedó detenido.

Compartir

Comentarios