Un grupo de la FIFA fue a inspeccionar Marruecos para sede del mundial y se encontraron con que hay potencial discriminación hacia los homosexuales.

Un equipo de trabajo de la FIFA llegó el lunes a Marruecos para inspeccionar la candidatura por la Copa del Mundo 2026. Pero más allá de las evaluaciones convencionales, el país trae consigo un potencial freno a la obtención de la sede: la homosexualidad es un delito penal en el país del norte de Africa.

En una extensa documentación presentada en FIFA, The Associated Press expone que Marruecos no declaró en la postulación su ley contra personas LGBT como un factor de riesgo. "Representa un silencio intencional", dijo Ahmed El Haij, presidente de la Asociación Marroquí por los Derechos Humanos.

"Resulta evidente que si Marruecos es la sede de la Copa del Mundo, las personas LGBT que vengan a ver los partidos enfrentarán mucha discriminación. El Estado no podrá protegerlos ni será capaz de prevenir medidas que podrían ser tomadas contra ellos tanto de parte del Estado como de la sociedad". El código penal marroquí determina que los actos sexuales entre personas del mismo sexo son castigados con penas de entre seis meses y tres años de prisión.

 

Compartir

Comentarios