Un testigo declaró haber visto cuando arrojaban un cuerpo del cerca del arroyo Calimayo, ubicado en la Reducción. "Quiero mantener la calma porque nosotros pasamos por muchas de estas situaciones", manifestó Liliana Argañaráz

Un nuevo dato acerca de Beatriz Argañaráz reactivó los operativos de búsqueda  para dar con el destino de la maestra asesinada en el 2006. Según lo confirmó Liliana Argañaráz, hermana de la víctima, la semana pasada una personas se acercó hasta la fiscalía VIIIº, a cargo de Adriana Gianonni, y declaró haber presenciado como arrojaban un cuerpo,  en cercanías del arroyo Calimayo, ubicado  en la Reducción, Lules.

"Ayer nos tomó por sorpresa esta nueva investigación y la búsqueda en la localidad de Lules, en La Reducción. La fiscalía habría recibido un testigo, el cual menciona que hace años atrás habría visto un vehículo con un hombre y una mujer en situación de estar cargando un bulto negro, que no sería un animal, al que estaban por dar sepultura ahí y que dejó pasar el tiempo, no habló por una cuestión de mucho temor. Esto se supone que hace 10 años", señaló Liliana. 

Siguiendo este nuevo dato, Gianonni ordenó que se realizaran excavaciones en el lugar. En principio las tareas se iban a realizar el fin de semana pasado pero por las lluvias se postergaron hasta hoy.

"La persona se habría presentado el fin de semana en la fiscalía, dio su testimonio y no pudieron comenzar las excavaciones por las inclemencias del tiempo y comenzaron desde el día de ayer a la orilla de un arroyo donde hay mucho escombro y un basural, por lo que se necesitó la ayuda de máquinas", comentó. 

La hermana de Betty manifestó que "todas estas estas situaciones me llevan a la angustia, a la desesperación, pero también quiero mantener la calma porque nosotros pasamos por muchas de estas situaciones" 

Por último, confirmó que "gente de la fiscalía está en el lugar continuando con el trabajo".

Recordemos que por el crimen de Betty fueron condenadas en 2009 las ex novicias Nélida Fernández y Susana Acosta. Ambas se encuentran en el penal de mujeres cumpliendo una condena de 20 años de prisión.

La maestra de primaria desapareció el 31 de julio de 2006, cuando iba a trabajar al Colegio San Francisco. Según la investigación realizada por la fiscala Adriana Giannoni, la docente fue citada mediante engaños al departamento que compartían Fernández y Acosta. Allí, según la fiscalía, la mataron a golpes. El cuerpo de Betty nunca fue encontrado.

Compartir

Comentarios