Luego de un importante triunfo ante Peñarol, el Bebé aclaró que quiere continuar en el Decano.

Luego del triunfo de anoche, el que se gritó como lo que fue: algo grande, o el gran paso para lo que está por venir: “Era un partido de ajedrez. Ellos vinieron a buscar el empate. El segundo tiempo levantamos mucho y llegó el gol en el momento justo”, dice Guillermo Acosta en declaraciones a LTA (La Tribuna Amateur), por radio Fish. Y asegura: “Atlético se está haciendo fuerte en la Superliga y en la Libertadores. Cumplimos el objetivo de seguir en Primera y estamos a un pasito de octavos. Desde la cabeza hasta nosotros que damos el pecho en la cancha y la gente que siempre nos acompañó. Nos estamos haciendo un equipo copero”.

Otro motivo de orgullo que siente el pecho del Bebe, eso que le da un tono, una impronta, un acento a lo que se vive en 25 de Mayo y Chile son los tucumanos titulares y claves en el andar exitoso: “Siendo tucumano me pongo contento de jugar con el Pulga, con Risso Patrón y con Leandro Díaz. Es más: me gustaría que el día de mañana seamos todos tucumanos y crecer en ese sentido”.

Crecer, repite una y otra vez Guillermo Acosta. Y a diferencia de lo que piensa otro jugador que toma a Atlético como trampolín en su carrera (y no está mal, ojo), el Bebe quiere arreglar su continuidad, quiere seguir aquí, quiere terminar su carrera aquí, rumbo a cumplir los 30 años en octubre. Eso sí: se nota el malestar en las palabras del jugador cuando a los dirigentes se refiere como “ellos”. Y dice: “Para que quede en claro, porque las cosas no están quedando en claro. Ellos (por los dirigentes) me habían hecho una propuesta a través de Diego Erroz, y yo les dije que iba a ser una propuesta. No me gustó nada cómo manejaron el tema. Metí a mi representante Roberto San Juan para hacerme valorar en todo sentido”.

También que quede en claro: Acosta es el único jugador tucumano que estuvo en la Liga, en el Federal A, B, C, en Nacional B, en Primera, que jugó la Copa Argentina, la Copa Libertadores, la Copa Sudamericana, que fue lateral, enganche, volante por derecha, volante por izquierda, central y media punta, con noches consagratorias con gol ante Independiente en Avellaneda, en fin: “Siento que no soy valorado por toda la dirigencia. Le dí mi palabra a Miguel Abbondándolo, pero no quiero que pasen por encima de mi representante. Es verdad que ellos me dieron un contrato, pero nunca lo ví. Si me tengo que ir del club, no me quiero ir mal, quiero irme de la mejor manera”.

“Cinco años estuve en el club y he dejado todo. Vine de abajo, me gustaría seguir en el club y terminar mi carrera acá. Este club me dio todo y yo también, nunca me guardé nada. Esperemos que se solucione lo más antes posible. Que yo pueda salir de vacaciones con tranquilidad, confío en mi trabajo, en mi profesionalidad, va a salir algo. Quiero lo mejor para el club, para mí, para mi familia”, define Bebe, y cierra esperanzado como todo el Pueblo Decano: “Esperamos seguir haciendo historia. El año pasado quedamos a un paso, pero ahora estamos a un pasito, queremos seguir en la Copa. Sería lindo para nosotros y para Tucumán”.
 

Compartir

Comentarios