El equipo mendocino se afianza en la pelea por la Superliga, le ganó 2-1 al Bicho como visitante y llegó a los 53 puntos del Xeneize, con dos partidos más.

Godoy Cruz está vivo, sólido, entero, y no piensa bajarse de la pelea hasta tanto las matemáticas lo sigan manteniendo en carrera. Si bien Boca sigue teniendo el bicampeonato al alcance de la mano, el equipo de Diego Dabove no se la hará tan fácil al de Guillermo. El Tomba le dio vuelta un partido bravísimo a Argentinos en La Paternal y alcanzó la línea del Xeneize en lo más alto de la tabla con dos partidos menos.

El Bicho fue mejor en los primeros minutos. Manejó la pelota con criterio, la hizo correr de lado a lado, impidió que Godoy Cruz se adueñara del trámite del partido y, lo más importante, logró plasmar esa ventaja en el juego también en el resultado. Un tiro libre perfecto de Leo Pisculichi, justo un ex River que supo amargar a Boca, puso arriba al equipo de Berti y de esa manera le daba una mano grande al Xeneize, que en caso de mantenerse el resultado podía ser campeón este domingo con tan solo sacar un punto de local contra Unión.

Sin embargo, el Tomba no se quedó de brazos cruzados y enseguida fue en busca del empate. El Bicho bajó un cambio, pareció conformarse con el 1-0 y de ese modo dejó vivo a un Godoy Cruz que muy de a poquito fue pareciéndose más a ese equipo ofensivo y protagonista que da pelea hasta el final. Y gracias a un penal (bien cobrado por Loustau) de Torrén sobre Ángel González, llegó al empate a través del Morro García, la gran figura de la tarde.

Porque García no sólo lo igualó, sino que además metió el gol del triunfo, el que dejó a su equipo como líder en la recta final del campeonato. Justo después de una polémica en el área del Tomba, en la que se reclamó penal sobre Sandoval, el uruguayo ganó de arriba y con un cabezazo sutil le cambió el palo a Cháves. Pudo ser empate, pero fue para Godoy Cruz.

Fuente: Olé.

Compartir

Comentarios