Con la consagración en La Plata, Guillermo Barros Schelotto es el primero en salir bicampeón como jugador y como técnico durante el siglo XXI.

Cuando el árbitro Facundo Tello marcó el final, llegó el desahogo. Boca igualó 2 a 2 con Gimnasia, en La Plata, y se consagró bicampeón del fútbol argentino, una fecha antes que finalice la Superliga. Fiel a su estilo, Guillermo Barros Schelotto vivió a pleno el partido y disfrutó su segundo título como entrenador de “xeneize”, a lo que hay que sumarle los 16 logros como jugador. Ahora acumula 18 campeonatos, la misma cantidad que tiene Sebastián Battaglia, el futbolista más ganador en la historia del club.

“Se hizo difícil pero fuimos justos ganadores. Fuimos los mejores, lejos. Fuimos el equipo que mejor jugó, el que más goles hizo, el que más partidos ganó y menos perdió, el de menos goles en contra. Fuimos muy diferentes a los demás”, señaló el “Mellizo”.

Aunque relegado por un entonces joven e imparable Rodrigo Palacio, Guillermo tuvo participación en el Boca de Alfio Basile que ganó casi al galope el Apertura 2005 y el Clausura 2006 (además de dos Recopas y una Sudamericana en menos de 12 meses).

La intervención más recordada del Mellizo fue en el Superclásico que Boca, con nueve hombres, perdía 1-0 en la Bombonera. El 7 bravo entró y, a poco del cierre, le cometieron el penal que su amigo Martín Palermo transformó en el gol del empate.

En aquel plantel poblado de figuras también estaba un juvenil Fernando Gago, a quien el Coco le confió la responsabilidad del medio campo junto con el equilibrista Sebastián Battaglia. Fernando -con siete presencias en la actual campaña- ya volvió a jugar en Reserva, después de la rotura de ligamentos cruzados sufrida en el Argentina-Perú de las Eliminatorias para Rusia 2018.

Gago es otro bicampeón que repite, pero sólo Barros Schelotto puede decir que disfrutó de esa incomparable alegría desde dentro y fuera de la cancha.

Compartir

Comentarios