Después de varias jornadas sin hacerlo, el Banco Central tuvo que volver a intervenir en el mercado, para contener la demanda del dólar.

Sin embargo, en el mercado mayorista la autoridad monetaria logró frenar la escalada alcista, y la divisa cedió tres centavos a $ 22,69, para cortar una la secuencia de fuertes subas. Operadores del mercado estimaron que la entidad habría vendido unos u$s 100 millones.

Con la noticia de que el Gobierno decidió acudir al FMI para solicitar ayuda financiera (sin contar aún con mayores detalles sobre las condiciones que impondrá al país), muchos ahorristas temen por el escenario económico y financiero de corto plazo (y mediano), por lo cual buscaron refugiarse en la divisa, lo que impulsó con fuerza la demanda en bancos y casas de cambios. 

"Es algo lógico, en momentos de turbulencia el vuelo a la calidad acá es comprar dólares", comentó un operador de la city. Otro resaltó: "Por más que la situación no sea como el 2001, a la gente le aparecen recuerdos de aquella época, se asusta y sale a comprar más y más".

El BCRA debió sacrificar reservas ya que era la única forma de dar liquidez a los compradores de la divisa para sus giros al exterior. A la par, también, decidió participar, como en los últimos días, en la plaza de futuros. "La presencia oficial durante algunos momentos de la jornada fue definiendo el rumbo del tipo de cambio que terminó el día con una muy tibia corrección", señalaron en las mesas.

Compartir

Comentarios