La ex pareja de María José Álvarez, madre de los niños, declaró el martes pasado ante el fiscal que atiende la causa. Una fiesta sería su coartada.

Diego Espíndola, la ex pareja de María José Álvarez madre de los niños asesinado en La Cocha, dijo que estuvo en una fiesta el día del crimen, incluso que abandonó a la mujer días atrás. 

Cuando Álvarez declaró, dijo que Espíndola mató a los niños: Nicole de tres años y Máximo de siete meses. El fiscal, Miguel Varela, frente a este giro inesperado del caso resolvió aprehender al hombre y ordenó varios allanamientos.

El acusado declaró el martes pasado en la Justicia y ”no desconoció su relación con María José”. El día de la muerte de los menores Espíndola , después de trabajar en la carnicería, se fue a un festejo por el Día del Trabajador.

“En tribunales estuvieron su empleador y otro compañero de trabajo que dieron testimonio de haber estado con Espíndola casi todo el día. Y las muertes, según los peritos, se habrían producido entre las 8 y 12, aunque recién se descubrió a las 18”, contó Francisco Herrera abogado del detenido.

Según relató Espíndola, él había tomado la decisión de comenzar a vivir con María José. Juntos fueron a su casa a comunicarle a su esposa. “Bueno tomá y ándate de aquí” le habría dicho su cónyuge alcanzándole un bolso para que cargara su ropa. El hombre, según confesó, estuvo con María José hasta el domingo.

El día del asesinato, el detenido tuvo una fuerte discusión con María José y decidió regresar a su casa. “Él dice que jamás pensó que María José podía tomar semejante decisión, porque al parecer quería mucho a sus hijitos y los cuidaba”, observó Herrera.

Herrera dijo que su defendido está muy afectado por la muerte de su hija y la acusación que carga en su contra.  

Fuente La Gaceta

Compartir

Comentarios