El Juez Cosentino determinó hoy que la empresa perteneciente a Cristóbal López quedó en bancarrota por la falta de pago de 8.000 millones de pesos.

El juez en lo Comercial, Javier Cosentino, decretó hoy la quiebra de la empresa "Oil Combustibles", propiedad del empresarios Cristóbal López, por no pagar 8.000 millones de pesos en impuestos al combustible.

En una resolución de 11 páginas, el magistrado también dispuso que la empresa continúe trabajando durante 30 días y ordenó medidas para preservar el patrimonio y los puestos de trabajo.

Los interesados en adquirir los activos de Oil podrán ofertar y será el juez Cosentino quién decida a favor de la mejor propuesta. La petrolera que emplea de forma directa a 400 trabajadores, cuenta con una red de 360 estaciones de servicio, una importante flota de camiones y vehículos, un puerto, la refinería, inmuebles, entre otras propiedades.

Fuente: Infobae.

Compartir

Comentarios