La pareja encerraba a sus hijos menores de edad en una habitación para que no molestaran. Varios detenidos.

Convirtieron a su casa en un prostíbulo y obligaban a su hija de 13 años a trabajar como "mesera sexy". Ocurrió en una vivienda de la localidad bonaerense de Ezpeleta, partido de Quilmes. Por el hecho hay varios detenidos. 

Según informaron fuentes policiales la pareja encerraba en una habitación a sus hijos más chicos -seis- y vestían como a una adulta a la mayor para que sirviera a los clientes.  

Los efectivos identificaron a 11 hombres, "clientes" del lugar, cinco mujeres víctimas y seis menores de edad, hijos de la pareja aprehendida. Según se informó, los detenidos, que tienen 43 y 31 años, tenían ambientada la casa como un boliche ya que tenían un DJ, había barra de tragos y hasta una persona de seguridad en la puerta. 

La investigación y posterior allanamiento se pudo realizar gracias a las denuncias de los vecinos que observaban como llegaban chicas para prostituirse en remises. 

Los menores fueron puestos a disposición de la Justicia y serán entregados bajo custodia a sus familias, mientras que las mujeres que eran prostituidas fueron asistidas por personal de Trata del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y de Migraciones. 

Compartir

Comentarios