El presidente inició las negociaciones con el bloque del PJ en una reunión de la que formó parte Manzur, aunque se mantiene el ultimátum para el martes.

"No doy por muerta la posibilidad de llegar a un acuerdo". Quien lo asegura es un alto funcionario del Gobierno, para quien su apuesta de máxima es que el proyecto para limitar los aumentos de tarifas aprobado por Diputados no llegue al recinto de la Cámara alta, donde la mayoría opositora lo convertiría en ley.

Pese al ultimátum del martes para enviar una propuesta alternativa que lanzó el jefe del bloque del PJ, Miguel Pichetto, el funcionario no pierde sus esperanzas. "A los senadores opositores no les va a resultar tan fácil aprobar un proyecto que aumenta entre $80.000 y $100.000 millones el déficit". Y asegura que -por lo bajo- reconocen que "es una locura sacar esta ley en este momento".

En diálogo con un reducido grupo de periodistas, el hombre de Cambiemos con despacho en la Rosada descarta que el Gobierno presente otro proyecto para impedir que avance el aprobado por los diputados de la oposición. "No creemos que el Congreso deba fijar tarifas", argumenta en línea con lo que sostuvo públicamente el gobernador cordobés Juan Carlos Schiaretti, y con menos énfasis, el salteño Juan Manuel Urtubey. Ambos son de los mandatarios opositores con mejor diálogo con Mauricio Macri.

Off the record, el funcionario admite lo que le dicen sus interlocutores peronistas: "Ustedes se metieron solos en el tema tarifas. Nosotros estábamos calladitos". No ignora el impacto de los cuestionamientos que nacieron dentro de la coalición gobernante por el aumento en las facturas de electricidad y gas, liderados por el gobernador de Mendoza y presidente de la Unión Cívica Radical, Alfredo Cornejo, a los que luego se sumó la diputada Elisa Carrió. "No nos tiene que volver a pasar lo de Cornejo", se lamenta. Confía en que la ampliación de la mesa política para la toma de decisiones en el Gobierno contribuya a neutralizar este tipo de situaciones. "La crisis sirvió para aceptar que nos estábamos cerrando y que las voces críticas pueden tener razón", concede.

"El error político fue decir que Macri iba a vetar el proyecto. Ahora los gobernadores especulan con eso. Saben que es inviable para las provincias pero no les preocupa si sale la ley, porque el veto va a impedir que se haga efectiva, y el costo político lo va a pagar Macri", se lamenta una espada de Cambiemos en la Cámara alta. "Estamos haciendo lo que corresponde, pero también es cierto que la gente no aguanta el cimbronazo", admite.

Fuente: Infobae.

Compartir

Comentarios