Con el campeonato obtenido y una victoria frente al Hellas Verona, miles de hinchas despidieron al mítico arquero italiano de 40 años. Su futuro permanece incierto.

Gianluigi Buffon fue reemplazado por Carlo Pinsoglio a los 17 minutos del segundo tiempo y los hinchas de Juventus despidieron a su capitán. Emocionado, el mítico arquero le pasó la banda de capitán Claudio Marchisio, con quien se fundió en un hondo abrazo. De a poco, se dirigió al banco de suplentes, mientras saludaba a los compañeros de su equipo y a adversarios.

Juventus ganaba 2-0 y partir de entonces el partido pasó a un segundo plano. La atención -y las cámaras- se quedaron con el arquero que ya es una leyenda a los 40 años de edad. Mientras se disputaban los últimos minutos del partido, y Hellas Verona anotaba el 2-1, Buffon dio la vuelta olímpica saludando a los hinchas que se estiraban en las gradas para estrecharle la mano.

Considerado como uno de los mejores arqueros de la historia, Buffon todavía no ha decidido qué hará la próxima temporada. Puede que acepte una de las "ofertas estimulantes" que le han puesto encima de la mesa, pero también puede colgar los guantes y trabajar en la Juve desde un puesto nuevo. El arquero, campeón del mundo con Italia en 2006, deja la Vecchia Signora tras haber ganado nueve títulos de Liga, los últimos siete de forma consecutiva.

Paulo Dybala fue titular y Pipita Higuaín ingresó en el segundo tiempo. La Vecchia Signora ganó 2-1, con goles de Daniel Rugani y Miralem Pjanic. Alessio Cerci descontó para el equipo visitante. Todo eso, al fin, fue segundo plano: las miradas apuntaron todo el día a Gigi.

 

Fuente: La Nación

 

 

 

 

 

Compartir

Comentarios