El mediocampista jugó su último partido en el club catalán. Fue 1-0 sobre la Real Sociedad.

Con apenas un rato de Lionel Messi y ya sin objetivos para esta última fecha de la liga española, el partido entre el Barcelona y la Real Sociedad se convirtió en una excelente excusa para despedir al ídolo Andrés Iniesta. En su partido final con la camiseta del club catalán, el mediocampista tuvo su reconocimiento. Adentro de la cancha fue 1-0. Afuera ya ganó por goleada.

El jugador que le dio a España el título de campeón del mundo en Sudáfrica 2010 con un gol en la final tuvo el reconocimiento que se merecía. El estadio lo recibió con un mosaico con la leyenda "Inifinit Iniesta" y el signo de infinito, que de costado es también un 8, el número de la camiseta del jugador.

Además, Iniesta recibió una plaqueta en manos de Xavi Prieto, quien también se despedía de la Real Sociedad, y se llevó una ovación del Camp Nou. Antes, el equipo visitante hizo el famoso pasillo, con el mediocampista como foco de atención.

Compartir

Comentarios