El agente apuntó al ex jefe de Unidad Regional Oeste de obligarlo a confeccionar registros falsos. Prisión. Miedo.

En el caso por el asesinato y encubrimiento de Paulina Lebbos declaró el agente Manuel Ezequiel Yapura, quien trabajaba en la comisaría de Raco, dijo que fue presionado por el comisario Héctor Rubén Brito -ex jefe de Unidad Regional Norte- para que falsificara un acta.

Un día antes de que sea encontrado el cuerpo de Paulina, Yapura tomó declaración al remisero Sebastián Nieva: quien conducía un automóvil similar al que la joven con su amiga Virgina Mercado había tomado en la zona del Abasto. El conductor había sido demorado en un control: “creo que le pregunté si había trabajado el 26 de febrero y documenté los detalles del auto”. Según el policía la fecha en que se documentó fue el día anterior que apareciera el cuerpo de Paulina, sin embargo esta registrado cuatro días antes. 

Brito está acusado de haber falsificado la firma del remisero: "he recibido presión. Nadie me preguntó nada. Hice lo que me ordenaron. Temía una sanción administrativa. Tuve miedo. Brito me decía que iba a ir en ‘cana’. Sentía que si no falsificaba la firma, después me iban a encontrar alguna falta", dijo. 

Cuando encontraron el cuerpo de la joven, Yapura y su compañero Roberto Lencina habían pasado la noche en la escena del hallazgo, según explicó ayer el testigo. Mientras tanto, Brito y Enrique García se quedaron en la sede policial. "A las 5 volví a la comisaría. Brito me reprendió porque consideraba que era una declaración corta. Entonces él se puso a escribir otra. La floreó incorporando algunos artículos. Después me dijo ‘vení a firmar’. Yo decidí haberlo, aunque ni sabía cómo era la firma de Nieva. Yo falsifiqué su firma, eso ya lo confesé en su momento”, explicó. 

Yapura completó su declaración testimonial, mientras que Lencina comenzó a responder las preguntas del Ministerio Público Fiscal, a cargo de Carlos Sale.

Compartir

Comentarios