En Alemania, con el Montpellier francés, el Chino hizo historia, fue el Jugador Más Valioso del cuadrangular final.

En Alemania, con el Montpellier francés, se convirtió en el primer argentino en ser campeón de Europa y fue el Jugador Más Valioso del cuadrangular final.

Diego Simonet es el primer argentino en consagrarse campeón de Europa en una final de la que fue uno de sus goleadores, con seis tantos, y su vida es una fiesta.

"No lo puedo creer. Mi historia es como la de otros argentinos que nos fuimos del país al exterior para competir y mejorar", alcanza a decir por DeporTV hasta que la comunicación se corta. En sus manos tiene el trofeo reservado para el Jugador Más Valioso y bien merecido lo tiene.

El Chino es historia pura y el deporte argentino debe abrazar este triunfo como la síntesis de un atleta talentoso, rodeado por enormes compañeros, y símbolo de un deporte que en Argentina es pasión en colegios y en clubes, y ha desembocado en la explosión olímpica de los Gladiadores y La Garra.

Montpellier derrotó 32-27 en la final a Nantes, colega en la liga francesa, después de haberse sacado de encima ayer en la semifinal al Vardar por 28-27, en un partido trabadísimo, definido por Simonet con el gol del cierre.

Compartir

Comentarios