Los defensores de San Martín, ambos tucumanos, visitaron LV12 luego de conseguir el ansiado ascenso a la Superliga y contaron pormenores e intimidades del plantel.


Sólo dos días pasaron de la histórica jornada para todo el mundo San Martín, ese "inolvidable" 3 de junio que ya grabaron todos los que se desviven por seguir al club de sus amores que hoy, diez años después, logró ese ascenso que tantos anhelaban luego de temporadas y temporadas de frustraciones.

Dos que tienen el privilegio de ser hinchas, tucumanos y lograr ese hito para los suyos visitaron los estudios de LV12. Maximiliano Martínez y Rolando Serrano. Ambos jugadores de San Martín, ambos defensores, ambos laterales, titulares y figuras ante Sarmiento de Junín en la histórica definición del reducido.

Maxi Martínez no oculta su felicidad por vivir nuevamente la vida en Tucumán como futbolista del Santo y haber concretado un regreso a Primera como protagonista lo llena de orgullo: "volví por la revancha, lo pudimos conseguir y estoy muy feliz". "Me lo imaginaba desde que era pendejo. Siempre uno apunta a lo más alto, pero la verdad es que no me lo esperaba", aseguró el lateral izquierdo que regresó a principio de temporada.

El que siguió los pasos de otro Serrano que logró un ascenso con la blanca y roja fue Rolando, que no olvidó sus raíces y contó lo que transitó para llegar al punto más alto de su carrera: "me salieron bien las cosas, anduve bien en San Juan, hice pruebas en Concepción y San Martín, y fue Ramacciotti el que me hizo quedar. El ascenso es un sueño hecho realidad".

Jorge Serrano, el "Chopi original" es aquel que en 2008 pudo lograr lo mismo que su hermano en la actualidad, y Rolando contó que fue con el primero que habló al llegar al vestuario: "ni bien llegué al vestuario, me llamó. Él no podía hablar, no paraba de llorar. Es mi ídolo".

"Forestello es un técnico muy motivador y laburador, veníamos muy golpeados, no podíamos ganar de local y ahora hacemos de a 3 goles. Sólo tengo palabras de agradecimiento para él", sostuvo Maxi, que dio a conocer que continuará por un año en la institución Ciruja, mientras que Serrano está a la espera y con ganas de continuar para jugar en Primera.

La distensión por el logro conseguido fue más que evidente y los amigos contaron pormenores fuera de la cancha y cómo compartieron en otras épocas y en la actualidad, ya que concentraron juntos esta temporada: "está todo el tiempo con el celular, no me lleva mate, no hace nada", sostuvo con una sonrisa Martínez, mientras que el Chopi contraatacó: "lo mismo digo yo también".

Compartir

Comentarios