El fiscal Washington Navarro Dávila investiga dos casos. Desde la fuerza afirman que los vehículos ya fueron dados de baja.

El fiscal Washington Navarro Dávila investiga dos hechos donde los malvivientes habrían usado un automóvil y una motocicleta de la Policía para cometer ilícitos. Desde la fuerza sostienen que los vehículos fueron subastado hace dos años. 

Uno de los hechos  ocurrió el  tres de mayo pasado. Una pareja fue detenida por cometer un robo en la Comisaría 2°. El hombre quedó aprehendido y su compañera, al tener 15 años, fue entregada a sus padres. Lo curioso del caso es que habían usado para delinquir una motocicleta  Honda Tornado, que estaba a nombre de la fuerza de seguridad de la provincia. Los peritos, de acuerdo con fuentes judiciales, determinaron que al rodado en cuestión se le habían eliminado los elementos que se les colocan para que sean identificados como móviles policiales.

En un procedimiento anti droga, el líder de la banda narco usó una camioneta Chevrolet S10. Este vehículo también estaban a nombre de la Policía.  

“Pedimos que se verificaran nuevamente los datos y no había error. El rodado en cuestión estaba a nombre de la fuerza. Decidimos entonces iniciar una investigación para determinar qué había ocurrido con esa moto”, explicó Navarro Dávila. “Entre otras cosas, le enviamos al jefe de Policía (José Díaz) un oficio para que informe por qué esa moto terminó en las manos de la persona que está acusada de cometer un robo”, agregó.

“Una de las posibilidades es que haya sido vendida, pero no se entiende por qué no fue dada de baja y no sabemos si se hizo la transferencia correspondiente. Eso puede transformarse en un problema, porque ante cualquier conflicto, el Estado podría ser responsable ante una acción civil”, concluyó. 

Fuente La Gaceta. 

Compartir

Comentarios