El fin de las retenciones al trigo disparó el precio de la bolsa de harina, que quedó dolarizado, por lo que su subió de $270 a 800 en cuatro meses.

Apenas un mes y medio pasó desde el primer "panazo". Este miércoles los panaderos volvieron a congregarse frente al Congreso de la Nación para regalar 5 toneladas de pan con el objetivo de alertar sobre la profunda crisis que atraviesa el sector.

"En febrero pasado la bolsa de harina (50 kilos) costaba 270 pesos y ahora está 800" aseguró Rodolfo Silva, titular del Centro de Industriales Panaderos del Oeste Bonaerense.

Los panaderos advirtieron que en los próximos días el precio del pan podría aumentar a 80 o 90 pesos. La fuerte alza se explica por la liberación del precio de la harina que impulsó el gobierno de Mauricio Macri al eliminar las retenciones al trigo, a la devaluación que golpea de lleno en el precio de la bolsa de harina que, sin retenciones, quedó dolarizado y atado al precio internacional del trigo y al propio precio del trigo que subió en las últimas semanas.

Tal como demuestra el gráfico elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) hasta diciembre de 2015 el precio de la bolsa de harina y del pan corrían de forma paralela sin embargo tras el fin de las retenciones estos dos precios se desacoplaron y el de la harina, dolarizada, subió a un ritmo mucho mayor que el del pan.

El precio de la bolsa de harina subió un 400% desde fines de 2015 y sufrió entre marzo y mayo un nuevo salto, del 59% merced de la devaluación del peso y la suba del precio internacional del trigo.

En los dos últimos meses sin embargo el pan subió un 41% lo que deja en evidencia que los panaderos están asumiendo parte de la suba de costos entre los que se incluye los nuevos tarifazos en los servicios públicos.

Mientras el exportador de trigo traslada automáticamente al precio de la bolsa de harina la devaluación (tal como puede apreciarse en el gráfico elaborado por CEPA) y el aumento del precio internacional del trigo, el panadero intenta absorber parte de estas subas para poder seguir vendiendo. Es que en un escenario de caída del salario real el margen que tienen los comerciantes para seguir aumentando sus precios es acotado.

Fuente: Minuto Uno.

Compartir

Comentarios