En la semana del periodista, seguimos obligados a pensar, autocriticar y redireccionar estrategias comunicativas. El Tucumano y LV12, las dos notas que te debíamos.

El Tucumano

Pocos años, muchas historias

… Y una semana después, fuimos a las casa de Moreno al 200 donde, hace un año y medio, se instalaron los editores, mentores, autores intelectuales de El Tucumano: diario digital de procedencia callejera…

¡Ah no! ¡No te confundas! Decir que la precedencia de este medio periodístico es callejera no es una expresión peyorativa ¡Al contrario! Pensá un poco. ¿De dónde nacen las noticias? ¡No va a ser de un repollo!

           - Exactamente. Las noticias nacen en la calle que es dónde sucede la vida.

La casa que alquilaron para materializar la idea de tener un medio propio tiene, en la fachada, un desnivel que nos obligó a subir un par de escalones. Luego, un mini zaguán (no apto para parejas furtivas) y de inmediato a la izquierda, la puerta de entrada. Llegamos al mismo tiempo que Pedro Noli, uno de los directores, a las tres de la tarde en punto.

  • - Hay un mundo de historias que suceden acá en Tucumán que han hecho a nuestra identidad (como medio de comunicación), en lo colectivo e individual.

 

  • ¿Asi se construyeron y se encontraron los tres?

 

  • Y si, en ese periodismo viejísimo de Roberto Arlt y la escuela de Flores donde las particularidades de una persona es una gota que sirve para entender (en este caso) qué es el mar que representa Tucumán. Un vendedor de achilata, una pareja que se casa, en la sanguchería frente al estadio de San Martín… pasan montones de cosas que tienen que ver con la “tucumanidad” y se transforman en nuestra obligatoción (de contar como periodistas).

Así nomás comenzó la charla.

Después de entrar y recibir la bienvenida de Ana Nores -la dama del triunvirato ejecutivo- y la del resto del equipo de redactores que trabajaba en ese momento, fuimos invitados a conocer las instalaciones: primer patio (ojo, con techo corredizo) donde está la escalera de madera que conduce a la sala de audiovisuales; cocina-comedor (ojo, con barra degustadora de sabores y texturas) donde la mesa redonda no solo es utilizada para comer lo que se cocina sino para discutir los temas y lineamientos que se manejan a diario y, por último, el segundo patio (ojo, con asador).

 

En un marco dónde las historias nutren al contenido, ¿cuál es la importancia de la actualización?

Nosotros tenemos una visión muy puesta en el referente, a la proliferación de historias a las que podemos encontrar a través de las redes sociales; el facebook por excelencia que es el de la gente común. Miramos en el celular lo que cuenta la gente y le damos más importancia a eso que a la movilidad permanente de información que tienen otros medios. Sí, tenemos marcada la mañana como más coyuntural y la consecuente condición de “portada” y la tarde es de más profundización y encaramos temas atemporales.

Así lo explicaba Sebastián Ángel Zazzali.

  • - La mañana está más sujeta a la agenda periodística.  Por la tarde reflejamos con mayor  profundidad o alguna arista no abordada, temas no desarrollados o, incluso, de hechos que se gestaron durante la mañana. (Intervino con naturalidad Ana)

 

El Tucumano no tiene techo

Cruzamos una gran mampara que separa la redacción del primer patio, ahí donde está la escalera de madera y el techo corredizo, y nos sentamos. Ellos, en un sillón de cuero marrón de tres cuerpos: Ana en el medio, flanqueada por Pedro a la derecha y Sebastián a la izquierda. Nosotros de frente, en sillas individuales.

  • - A veces lo que hacemos es salir a caminar por el centro y de pronto te encontrás con algo  y “púmbate”: sacás una foto, grabás un video y venís a escribir una historia. Porque ahora los periodistas hacemos todo eso. Hasta hace poco lo percibía como una adversidad, pero ahora lo veo como un complemento. El periodista debe tener capacidad para hacer una buena foto; entender el momento para grabar, apretar un rec, hacer una transmisión en vivo. Creo que contribuye mucho a un periodista. Los tiempos cambian y tenemos que adaptarnos, siempre. Por ejemplo, hemos publicado un video del partido de San Martín por el  ascenso (al fútbol de Primera) y el 70% del video está hecho con imágenes que tomaron los hinchas en la cancha ¡en la tribuna, así, al lado dónde uno prende una bengala, donde cantan y gritan!…

Pedro levanta la mano con su celular robando la vivencia de grabar en el fragor del partido.

  • - Una situación difícil de conseguir por un fotógrafo o camarógrafo enviado a cubrir. Además, está esa estética, totalmente única. A esa estética no le ganás. Entonces ¡cómo renegar de eso si es también una fuente! Porque ¿cómo sería si la fuente fuese oral? Lo llamás al hicha y le pregunás ¿cómo fue? y te dice: “bueno yo estaba ahí, y prendieron la bengala y me abracé con el otro”. Y luego escribís “se brazaron en medio del humo de las bengalas”. Lo que digo es que el video es una fuente también. Una fuente audiovisual. Se pueden hacer registros periodísticos hermosos con lo que filma la gente.

A esta altura los tres explicaban, sin superponer ideas, complementados, como si hubiera sido acordado con antelación. Nosotros, no necesitábamos preguntar…

  • - Lo que aprendimos a hacer fue a escribir para el audiovisual, pensar en un texto que acompañe la imagen, que siga una cadencia, que atrape. Es como un arte en cierto sentido, no hay un caso igual al otro… y vamos probando todos los días, no tenemos miedo, no tenemos una estructura que nos indique la duración de los videos. La tecnología te obliga todo el tiempo a ser flexible, la herramienta de hoy, mañana cambia. Todos los días uno tiene que estar viendo que es lo nuevo. ¡Cómo negar eso, cómo hablar en otro idioma, ponerse en un pedestal arriba y decir “yo soy el medio, solamente informo”! ¡No! Creemos que nos paramos en otro lugar, estamos iguales, formamos parte de una misma red, solamente que trabajamos para eso. Tenemos una experticia que nos permite contar, narrar, organizar o, a veces, editar contenidos que están en las redes y presentarlos de una manera más atractiva –o menos- porque en algunas ocasiones las personas de las redes saben contar mejor que los periodistas.

Y es en ese momento cuando Ana introdujo un concepto solidario:

  • - Es un medio que se hizo por todos y para todos. Con respecto al texto decidimos, por ejemplo, incluir subtitulo en los videos, porque nos pareció que es mucho más inclusivo para la gente poder leer lo que está diciendo, quien está contando lo que pasa en el video; eso lo logramos con herramientas colaborativas. El trabajo entero se hace de esta manera, tanto los compañeros de la redacción; sea redactor, fotógrafo, del área audiovisual… trabajamos todos juntos y (acá viene la parte mágica) se extiende al lector: los lectores también colaboran con nuestro diario.

Las redes sociales ¿son fuente de información, entonces?

Es un abanico con muchas opciones. Nosotros consideramos, como equipo de trabajo, que la fuente histórica ha cambiado. Se había automatizado que la fuente era solamente oral; creemos también que son audiovisuales; registros de audio, video o fotográfico, de personas que lo captan con sus teléfonos, lo comparten en las redes sociales y lo mandan al medio. Creemos que eso tiene el mismo valor de fuente que la oral y es totalmente susceptible de incorporar a nuestros relatos audiovisuales.

 

Ana, Pedro y Sebastián hablaban con entusiasmo y con cierto orgullo de poder ser parte de la gente que le cuenta a la gente lo que hace la gente. Y, notablemente, en armonía intelectual a la hora de explicarnos quiénes son y qué intención tienen como medio digital de prensa. Nos contaron sobre la nueva plataforma: El Tucumano TV que se emite por canal 8 los sábados de 20:00 a 20:30. Destacaron lo importante que son los 22 periodistas que integran el equipo de trabajo y la manera cómo se van conjugando, desde lo profesional y personal, para sumar.

  • Formamos parte de una red enorme, intentamos hablar el mismo lenguaje que se habla en las redes sociales. Siempre estuvo presente el estar donde está la gente. Nos preguntamos todos los días qué necesita hoy, la información que busca. Trabajamos para volver a la idea del medio que da un servicio, para eso las redes sociales son un termómetro. Se instalan determinados temas y a pesar de que estamos llenos de nuevas herramientas y los medios van todos a ser multiplataforma, igual, hay que apelar a las viejas herramientas del oficio. Ahí es donde empieza el trabajo profesional nuestro.

 

Me parece que eso puede ser una marca: percibo que eso es lo que hace que el lector, usuario, lo sienta cercano, que “El Tucumano está ahí, donde están ellos, donde estamos todos”, reflexionó, Ana.

  • - Y vamos probando, sin estructuras rígidas, sin techo.

…Y, de pronto, como por arte de un control remoto, el techo se abrió sobre nosotros y al unísono, los tres, nos sugirieron: “¡Ya tienen el título!”.

  •  ¡El Tucumano, no tiene techo!

Que así sea.

 

LV12

Hechizado por la magia de la radio

Cuando buscamos información sobre la radio, sus orígenes y las primeras transmisiones inalámbricas aparecen “los locos de la azotea” y la Argentina pionera (cuando no si lo que involucra es pasión), allá por 1920, de la radiodifusión mundial.  Sólo 17 años después, lv12 –en aquel entonces con el nombre de Radio Aconquija- inauguraba su frecuencia en AM 590. En el medio, hay 80 años de cuyos cambios la radio fue testigo y protagonista; arte y parte. Y aunque vino la revolución tecnológica y, con ella, la de las comunicaciones, la radio sobrevive, vive y se adapta porque es “el medio por excelencia”.

Que no te extrañe, entonces, que conociendo los tres mundos de la comunicación masiva, Fernando Pazos, tucumano por adopción (tucumanizado por obligación), haya sido atrapado por el embrujo irreversible de la radio.

  • - La radio va a seguir siendo esa magia, esa comunicación que no tiene explicación entre quien está frente a un micrófono y quien está del otro lado escuchándote. Porque la radio es “voz” independiente de cómo canalices el mensaje en esa voz. Todo puede cambiar afuera, pueden cambiar los contenidos, pero la comunicación entre el emisor y receptor no cambia para nada.

¿En qué momento llegó al periodismo? ¿Cómo empezó todo?

Yo soy pronosticador del tiempo, tengo un título de Meteorología Sinóptica, trabajé en el servicio meteorológico nacional, en el Servicio Meteorológico de la Armada. Toda mi actividad profesional estaba relacionada a cuestiones de la meteorología. Por razones de la vida recalé en Tucumán: mis padres estaban viviendo acá y por dificultades personales, vine. Fue en el año 1986.

Lo que tenía para contar es parte de los últimos 36 años de su vida. ¿Vos creés que iba a ser así nomás, porque somos sus compañeros de trabajo y que por eso tenemos una especie de privilegio o coronita? ¡No señor! ¡No señora! Tenía que aparecer el mate, caliente, recién cebado… aunque, a decir verdad, no es de los que mira con desdén a un pobre mate lavado y mucho menos a las 10 de la mañana.

Y apareció nomás. De esos de calabaza forrada en cuero con bombilla de alpaca, bien norteño. Dulce o ¡como venga!

  • - Al poco tiempo de estar acá, una semana o diez días de visita, me contacto con un personaje, una bellísima persona que hacía cosas del tiempo en LV12. Lo escucho y pregunto quién era el tipo que estaba hablando del tiempo en la radio.  En mi casa no lo conocían así que agarro el teléfono de LV12 y me contacto con él. Típico de Tucumán, nos juntamos a tomar un café (iba por el segundo mate). Le digo quién soy, qué hago y todas esas cosas. Era Néstor Altieri, un tipo que en ese momento trabajaba en el aeropuerto, era meteorólogo y le encantaba la radio. Se había enganchado con Mario Escobar. Hacia un pequeño segmento del clima en LV12 y al mismo tiempo presentaba el clima en Canal 10.

Me junto con él, charlamos y era tan macanudo…

Fernando nació en San Juan… o en Mendoza…. En verdad ese dato se nos entrevera porque en sus años  mozos, cuando le andaba arrastrando el ala a su esposa, Elisa, él viajaba de una provincia a la otra ¡sólo para verla! Porque “Fer” es un romántico.

  • - … (Nestor Altieri) me dice que, en esos días, en Canal 8, estaban armando un informativo -que fue División Noticias- y como él daba el tiempo en Canal 10, probablemente a la gente de Canal 8 le interese. Fui, hice una prueba, quedé allí y empecé con el tiempo. Creo que eso ya es historia conocida porque a partir de ahí la gente empezó a tomar contacto conmigo y yo con la gente. Mi primera función fue esa, el tiempo. Después me salió, también relacionado con la meteorología, el diario La Tarde, La Gaceta y por supuesto, algo en LV12.

Estábamos sentados en el estudio de audiovisuales y de TV (aún en desarrollo) ubicado en la planta alta de la sede de la radio, en Laprida 530. El mate en sus manos, no se enfriaba y esperaba,  expectante, el último sorbido.

  • - Lo primero que hice en el LV12 fue Abriendo la tranquera, un programa de campo, porque el tiempo y el clima se relaciona mucho con el campo. Entonces, ahí aparece la primera tarea fuera de la meteorología. Un programa específico para campo, conducido por (Germán) Gómez Lasalle. (Fueron sus primeros pasos).
  •  

¿Sentiste que te costó el cambio?

No. Compartir horas de producción y una hora u hora y media de informativo al aire con todos los muchachos que hacían el informativo de Canal 8 y compartir horas de radio con toda la muchachada que hacía los programas de la mañana en el LV12, me comenzaron a ligar a ese mundo. Es cuando comenzás a tomar algo de cada uno con quién trabajás.

En División Noticias -todos grandes amigos- llegó un momento en que mentalmente yo daba “mi noticia”. Cuando los conductores daban una información que yo ya conocía, la daban de una manera y yo, la hacía de otra, para mí.

Después vino la gráfica, casi en paralelo con la televisión y la radio. Y es en la gráfica donde entrás en contacto pleno con la información.

¿Fuiste aprendiendo sobre la marcha?

Fui aprendiendo por el oficio, a partir de la experiencia. La grafica es diferente en ese sentido, manejas otros tiempos. La radio es la inmediatez, la magia. Para mí, es lo más. Es lo que más me atrae, donde me siento más cómodo y realmente estoy a gusto. Después de 30 años en televisión, llegó un momento en que es tan desgastante que, aunque no he dicho nunca más, me he tomado una pausa. La radio no me cansa, al contrario.

 

Fernando se levanta muy temprano porque a las 06:00 debe estar lúcido, informado y listo para salir al aire. Este año comparte el piso de Buen Día con Independencia con Mirian Brizuela, Juan José “El Pato” Arrieta y “Capuchón González. Son los dueños de la primera mañana y lidera la franja horaria en la provincia y parte del norte argentino. Pero no se levanta así de temprano ahora ¡lo hace de hace años!

  • - Hubo un hecho que me metió definitivamente en esto: un programa en la radio FMI, que conducía Carlos Bonilla, en el cual yo hacia mi segmento del tiempo. Tres minutos hablaba de la temperatura, el pronóstico y listo. Un día, nos pusimos a charlar con Bonilla al aire -era un programa muy estructurado y más bien musical, y  eso derivó en una charla de todas las mañanas. Al principio eran cinco minutos, después diez y al final media hora o más. Hablábamos de la actualidad, del momento, cosas de la coyuntura, de cualquier área, de cualquier tema. En base a eso el propietario de la radio de ese tiempo, me propuso hacer otras cosas, dejando un poco lo del clima. Recuerdo que arranqué muy temprano un programa que era periodístico informativo de cinco a seis de la mañana. Abríamos la radio nosotros, el famoso derecho de piso (risas). Y después no paré nunca. En la radio hice de móvil, llegué a la conducción de un programa periodístico cumpliendo diversas etapas y después apareció lo de Canal 8 con el programa Tucumán A Las Siete. Pasan los meses, pasan los años y cuando te das cuenta has hecho una suerte de carrera. Después hay hechos que a uno le quedan grabados y tienen que ver con ese pasar por la actividad… la gobernación de Ortega, la caída de Domato, todo eso  lo viví y de alguna manera me fueron marcando.

En los tiempos de la grieta se comenzó a hablar del periodismo opositor y militante ¿Crees que existe eso?

Es una realidad, existe. No juzgo si está bien o mal, pero es una realidad.  Todos tenemos alguna ideología, nos identificamos mas con un sector u otro ya sea político o de cualquier otra índole. Creo que  a la sociedad en su conjunto, muchas veces, desde los medios, se la subestima. Cuando enciendo el televisor, escucho la radio o incluso leo algún medio gráfico yo sé qué piensa el que me está contando tal cosa. La gente sabe eso ¿Quieren que lo disfrace? ¿Qué mienta? Yo no digo que el periodista sea un artista pero si querés entrar en el terreno de las comparaciones, sirve. A mí el cantante A no me gusta, me gusta el cantante B y lo sigo. Con el periodismo pasa lo mismo, me siento mas identificado con tal periodista o tal otro, me siento más identificado con tal o cual medio. Te guste o no te guste, es así. ¿Vamos a disfrazar eso? ¿Con qué se tapa esa grieta? con nada. Eso es una cosa, la otra es el periodismo que se conoce ahora como militante, eso ya es ser vocero de prensa de una determinada facción política.

Conoces los tres mundos, televisión, radio y gráfica. En tiempos electorales, ¿dónde se vive mayor adrenalina?

En la radio, sin duda.

Le cebamos el último mate con palos de yerba a punto del naufragio, apagamos el grabador mientras se abrigaba para salir camino a su casa y, haciendo sonar un definitivo sorbo en la bombilla le afloró un último recuerdo…  

  • - Hubo algo que me movilizó en los 80, durante la gobernación Bussi. Todos los miércoles se izaba la bandera en la plaza e íbamos a su despacho donde daba una conferencia de prensa. Ya lo habían denunciado por las cuentas en Suiza que él negaba y negaba, hasta que, de pronto, apareció una prueba. Fue un miércoles. En esa conferencia de cada semana. Se quebró. Bussi se quebró y empezó a llorar, como diciendo “estoy perdido”. Fue delante de todos los periodistas, las cámaras… eso me ha quedado grabado”.

Por supuesto y a tiempo, habíamos vuelto a encender el grabador.

 

Leé también la promera parte con las notas a La Gaceta y Canal 8  http://lv12.com.ar/nota/41885/periodista-una-particular-mixtura-de-profesion-y-oficio-que-se-aprende-en-el-campo-y-se-concreta-en-la-pluma-primera-parte

Compartir

Comentarios