"Ahí inició todo, sobre todo desde la conducción", destacó Diego Erroz, pilar del ascenso del Decano a la B Nacional en junio de 2008, que disfruta desde adentro el presente de la institución.

Atlético Tucumán jugará su tercera temporada ininterrumpida en Primera División desde el ascenso a finales de 2015, está en los octavos de final de la Copa Libertadores, certamen que disputa por segundo año, y ya agendó su debut en la Copa Argentina, torneo del que es el vigente finalista. El presente del Decano es tan simple de redactar, como imposible de imaginar hace más de diez años, cuando, según el DT de por entonces, Jorge Solari tomó las riendas de lo que llamó "un gigante dormido".

Solari fue el encargado de armar el plantel que concretó una gesta que, pese al histórico e inmejorable andar actual de Atlético, se recuerda con nostalgia y emoción por parte del hincha cada 15 de junio, tras derrotar por los penales en la infartante serie ante Racing de Córdoba y una consagratoria tarde de Lucas Ischuk. El Indio fue quien convenció a Diego Erroz, un reconocido defensor a nivel nacional, que había disputado la Libertadores con Rosario Central, y pudo hacerlo "descender" dos categorías para subirse al barco que llegó a buen puerto a final de aquel Argentino A 2007/08.

"Yo tenía todo arreglado en otro club y me convenció Solari, buscaba algo más cerca de mi casa, pero uno no conoce lo que es Atlético hasta que lo vive", comenzó relatando el actual manager en conversación con El Deportivo 12. "A mí, en mi carrera deportiva, me marcó el ascenso. Por eso sigo después de 10 años en el club. Yo venía de una lesión de rodilla y bajar a un Argentino A me reposicionó en el fútbol", recordó.

Erroz ahondó en el desarrollo de aquel torneo, que alguien, un día, lo bautizó como 'el infierno': "es uno de los mejores equipos que integré por cómo iba a jugar y cómo iba a ganar. A la gente le gustaba cómo logramos ese objetivo", y destacó del armado que "siempre a un grupo lo conforma una cabeza y se apoya en los líderes, que tratan de ayudar en todo lo que puedan".

La actualidad de un Atlético que se acostumbró a la "buena vida" en el fútbol argentino lo mantiene a Erroz metido en las arcas y el mandato deportivo de un club que crece desde las bases, y tiene muy en claro que la gestación de un proyecto exitoso se dio en aquel inolvidable 2008: "si bien estuvo el descenso de Primera (en 2010), de todo ese proceso que se vivió, ahí inició todo, sobre todo desde la conducción. Que Atlético tenga este presente es porque se mantuvo lo bueno".

Compartir

Comentarios