Con un tanto de Luka Modrić y otro de Etebo en contra, Croacia redondeó una contundente victoria frente a las Super Águilas por 2 a 0 y quedó como único puntero del grupo D. Será el próximo rival de la Argentina en la segunda fecha.

 

El Kaliningrado Arena se convirtió esta noche en el coliseo en donde se enfrentaron dos de las selecciones más prometedoras del Mundial. Por un lado, saltaba al campo la selección de los jugones, Croacia, con uno de los centros del campo más envidiables de este Mundial Al otro, pisaba el céspedla esperanza africana, Nigeria, por muchos considerada como el mejor conjunto de este continente llegada a Rusia. La grada rugía al tiempo que ambos equipos escuchaban los himnos de su países, dispuestas a batirse en duelo por una plaza para los octavos.

Comenzado el encuentro, Modric, Rakitic y Kramaric trataron de hacerse con el control del partido con su juego combinativo, sin éxito. Los primeros minutos buscaron las debilidades de la defensa nigeriana, pero poco a poco la selección de los llamados «ardientes» se fue apagando. Las individualidades de un eléctrico Ante Rebic fueron el único aliciente de una Croacia que no se encontraba. La única culpable de esta situación fue Nigeria, que plasmó orden en su centro del campo, incomodando a los organizadores del equipo balcánico, hasta el gol.

Corría el minuto 33 cuando una carámbola en el área africana, precedida de un córner, terminaba por colarse en las redes del meta, Uzoho. El balón colgado por Modric se paseó por delante de la defensa nigeriana, rebotando en las piernas de Etebo, que impotente observó cómo su selección se quedaba por detrás en el marcador. Con este resultado llegaron los equipos al descanso, en un partido tosco y disputado.

La segunda parte comenzó con la misma dinámica con la que finalizó la primera, sin demasiado ritmo. Cumplida la media hora de partido los dos combinados quisieron cambiar sus propuestas iniciales, e introducir en el campo nuevos jugadores. Brozovic para la tranqulidad de Croacia, Musa como revulsivo con Nigeria.

Pasaban los minutos mientras Croacia dormía el partido, sin sensación de que las cosas pudieran cambiar. Un penalti señalado a favor de Croacia, y materializado por Modric, terminó por poner la guinda y sentencia de un partido en el que los nigerianos apenas consiguieron plantar batalla.

Concluía de este modo un partido que dejaba a Croacia como la sorprendente líder del grupo D, tras el inesperado pinchazo de Argentina ante Islandia. Los nigerianos quedan en el fondo de la tabla, pero con las intenciones intactas de hacer historia, y resarcirse en el próximo cruce que disputarán ante Islandia el día 22. Los argentinos por su parte, pelearán por arrebatarle la primera plaza al equipo de Modric, que ya demuestran de lo que son capaces.

 

Fuente: ABC

 

Compartir

Comentarios