Las acciones argentinas registran las bajas mas importantes desde el pasado jueves. La incertidumbre por el rumbo político en 2019 pone en riesgo las inversiones.

El mercado argentino consiguió su recalificación como "emergente", pero en la práctica es como si no lo hubiera logrado. La mejora que puntualmente tuvieron la mayoría de las acciones, especialmente aquellas que operan en Wall Street, ya quedó rápidamente borrada. Hubo un fuerte repute el jueves temprano, que llegó hasta el 15% en algunos papeles. Pero luego ese entusiasmo se disipó y ayer fue el golpe de gracia.

Como consecuencia, el índice Merval -que agrupa a las acciones líderes-, ya perdió más de 8% desde el máximo que había tocado el jueves, aunque todavía sigue levemente positivo respecto al nivel anterior a la noticia. Sin embargo, no sucede lo mismo con la mayoría de las compañías argentinas que cotizan en Wall Street.

El caso de los bancos es muy contundente. El Supervielle sigue siendo el más golpeado y ayer volvió a caer pesadamente 12 por ciento. Su cotización cerró a USD 12.31, un 10% abajo del nivel que tenía antes de la recalificación otorgada por MSCI. El Francés también sufrió una caída pesada ayer, casi 7% en dólares, pero cerró a un precio muy parecido al previo a la mejora de la calificación. Y Pampa Energía, tras caer 4,2%, finalizó también abajo del nivel "pre emergente". El ADR de YPF, por su parte, volvió a niveles mínimos del año, por abajo de USD 15,50.

 La mayoría de las acciones que cotizan en Nueva York ya volvieron a los niveles previos al ascenso a “emergentes”. Algunas incluso operan por debajo. Y los bonos tampoco muestran mejoras significativas
 

Por supuesto que cabe hacerse la pregunta, aunque no se pueda obtener una respuesta: ¿qué hubiera pasado si no se producía ese "upgrade" desde mercado "fronterizo" a "emergente"? Aunque es imposible realizar el experimento contrafáctico, todo indica que el impacto hubiera sido todavía mucho más significativo.

n

No les fue mucho mejor a los bonos argentinos. El riesgo país que había retrocedido tímidamente tras la recalificación, ayer volvió a subir y lo hizo más que el resto de los mercados emergentes: casi 2,5% para volver a rozar los 550 puntos básicos. Esto lo ubica prácticamente otra vez en sus máximos anuales. La contracara es que los bonos operan en sus niveles mínimos de 2018 y prácticamente los más bajos desde que Mauricio Macri gobierna.

Aunque no había que esperar que la recalificación de mercado emergente borrara la desconfianza que los inversores tienen en relación a la Argentina, muchos creían que sería un primer paso para empezar a revertir la situación. Pero por ahora nada de eso ocurrió.

 La economía empezó a mostrar números en rojo y crecen las dudas por el recambio político en 2019. Sumado a un contexto externo más complejo, hay pocos inversores dispuestos a jugársela por activos argentinos

Quienes relativizan el efecto de haber pasado a mercado emergente explican que no se trató de una decisión basada en un análisis macroeconómico de la Argentina. En realidad, es un visto bueno de los inversores por reformas vinculadas con el funcionamiento del mercado de capitales y la no existencia de controles cambiarios. Pero son aspectos más bien técnicos que no están relacionados con una evaluación sobre el programa en marcha o las dificultades para bajar la inflación.

El Gobierno sí se anotó un triunfo, el único por ahora, a la hora de controlar el tipo de cambio. Los dólares del FMI que ya se empezaron a vender en el mercado cambiario (de a USD 100 millones diarios) y un salto en la liquidación del agro ayudaron para mantener el tipo de cambio a raya. Ayer el mayorista finalizó clavado en $27, a pesar de que se trató de un día complicado para los activos de riesgo en todo el mundo. Sin embargo, no llegó a afectar al tipo de cambio.

Morgan Stanley (Getty)

Morgan Stanley (Getty)

El Gobierno apuesta a que esta tranquilidad que empieza a mostrar el dólar terminará beneficiando al resto de los activos financieros. Tanto los bonos como las acciones sufrieron caídas fuertes en paralelo con el agravamiento de la situación cambiaria y una devaluación del peso que parecía incontenible. Por eso, en el equipo económico consideran que el salto cambiario terminó siendo "tóxico".

Pero quedó claro que evitar un deslizamiento mucho más pronunciado del peso es una condición necesaria pero no suficiente. Es cierto que la caída que sufrió Wall Street por la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China les pegó a todos los activos emergentes. Pero las acciones y los bonos argentinos sufrieron más que el resto. Y esto viene así prácticamente desde que arrancó el año.

No hay mucho más que el Gobierno pueda hacer en esta instancia. Ya está el acuerdo con el FMI en marcha, empezaron a llegar los desembolsos y hay un compromiso por reducir el déficit fiscal de una manera mucho más acelerada. Sin embargo, las dudas por el panorama electoral del 2019 se vuelven cada vez más fuertes. Lo mismo las incógnitas por la actividad económica, que según reveló ayer el estudio de Orlando Ferreres, se derrumbó 2,8% en mayo.

Una economía con números rojos hacia adelante, una situación política delicada para el Gobierno, y un contexto internacional mucho menos favorable son cuestiones demasiado pesadas como para exigirle a los mercados que miren para otro lado y vuelvan a confiar en la Argentina.

Compartir

Comentarios