La práctica atenta contra la visibilidad de los conductores que circulan entre Los Ralos y Cevil Pozo. También, impacta en la salud de los vecinos.


Por estas horas es escasa la visibilidad para quienes circulan por la zona Este de la provincia, entre Los Ralos y Cevil Pozo. Se debe a la quema de cañaverales que se registran en campos del lugar.

"Es una vergüenza. La gente quema sin necesidad las cañas. No son ni productores ni trabajadores, es gente del pueblo qw no toma conciencia del peligro que provoca", se quejó una vecina.

La práctica provoca problemas para la visión y la respiración de los vecinos. 

En la quema de caña se liberan gases, compuestos orgánicos persistentes, ceniza y humo.

Esta polución incide en trastornos severos de alergias, asma, edema pulmonar, cloracné, y conjuntivitis, entre otras dolencias. 

Aunque desde hace una década la ley prohíbe la quema de caña como método auxiliar de la cosecha, los ingenios están impedidos de recibir caña quemada y la sanción pecuniaria oscila entre los $ 200.000 y los $ 3 millones, esta práctica dañina no ha cesado a lo largo de los años.

Compartir

Comentarios