El Alma recuperó una buena imagen luego de la caída ante Uruguay en la última ventana, venció a los centroamericanos por 87-62, e irá por la revancha con los orientales.

La última imagen de la Selección Argentina en la ventana anterior había dejado algunas dudas. Es que la victoria con Paraguay no tapó la caída con Uruguay en Olavarría, pero este jueves empezó a cambiar la cara. Los de Oveja vencieron 87-62 a Panamá y llegan de la mejor manera a la última fecha de la primera fase de Eliminatorias, donde se jugarán el primer lugar de la zona, el domingo en Montevideo ante los charrúas (al cierre, vs. Paraguay).

Anoche se vio una Argentina más europea, nutrida de jugadores de la Liga ACB. En el comienzo se notó la jerarquía de dos de los finalistas del básquet español. Facu Campazzo condujo y Pato Garino ejecutó a la perfección. El base del Real Madrid terminó el primer tiempo con 8 asistencias (hizo 12) y el de Baskonia fue el goleador con 12 tantos.

Argentina se confió más de la cuenta, dejó crecer a Panamá que con el tandem de Javier Carter y Michael Hicks puso en aprietos a los locales. Pero empezó a lucir de la mejor manera el fuego sagrado que tienen los dirigidos por Sergio Hernández, con Scola como bandera. Luifa clavó también 12 en la primera mitad, fue eje de cada ofensiva, liberando a sus compañeros. Marcos Delía la rompió con 13 puntos y 9 rebotes.

¿Tiene para mejorar Argentina? Sí, en el segundo tiempo pudo mantener orden, mejoró en ataque y ganó bien, pero debe pulir ciertos balances defensivos de cara a cruces con equipos de mayor calibre, y sobre todo que aparezca el poder de gol de Brussino o del propio Scola. Garino demostró ser fundamental en un costado y en el otro (20 tantos y 4 robos), y Argentina va por el primer lugar en Uruguay.

Fuente: Olé.

Compartir

Comentarios