El ex DT de Los Pumas dio una charla en Concepción donde dejó conceptos de su reciente salida y reveló que "no hubo un solo jugador que no haya mostrado una emoción gigante".

Una muy mala ventana de junio, seguida de una racha negativa y pérdidas de puestos claves en el ranking mundial, motivaron la salida de Daniel Hourcade como entrenador de la selección argentina de rugby. El Huevo explicó en el Teatro de la Estación, en Concepción, los conceptos de su reciente salida y lo que dejó este proceso para futuras generaciones.

"Espero que los conceptos que hemos tirado le puedan servir y tengan similitud en las actividades que realiza cada uno", expresó con deseo para que su legado pueda mantenerse con el tiempo, más allá del histórico cuarto puesto en el Mundial de 2015.

"De pronto, aparece una voz nueva que es eficiente, me parecía lo mas lógico y natural dar un paso al costado, lo mejor para el rugby argentino", admitió el tucumano, que reveló que se va "muy triste de no dirigir a Los Pumas, tranquilo sabiendo que dimos todo".

El presente lo mantiene con las emociones a flor de piel: "no estoy cansado, necesitaba tomar aire, eso sí. Fueron dos semanas de muchas emociones, no dejo de recibir mensajes y cosas que me gratifican que no las esperaba", y con respecto a su futuro profesional, indicó que "no quiero pensar en nada, más adelante veremos qué hacer, ahora nada".

Compartir

Comentarios