Una mujer de 27 años tuvo que ser sometida a un operativo el último domingo para resguardar su salud y la de su niña recién nacida en la localidad de Anca Juli.

La joven de 27 años, que tuvo el parto en su casa, debió ser trasladada en helicóptero desde Anca Juli, hasta el helipuerto de la Dirección de Emergencias Sanitarias, ubicado en la base del 107 sito en avenida Brígido Terán 380.

El operativo fue coordinado por la doctora María Castro y el doctor Roberto Rivarola. A su llegada la joven, que ya tiene otros niños, fue recibida por el personal de esa dirección  quienes luego de una evaluación estuvieron a cargo del traslado hasta la maternidad del hospital Nicolás Avellaneda, donde permanecen internadas.

Al respecto, el doctor Francisco Barreiro, contó: “Nos sentimos felices por el operativo que se realizó en coordinación con la Dirección de Aeronáutica y felicito a nuestro personal que actuó con profesionalismo, eficiencia y amor. Se dispuso con celeridad el trabajo de traer hasta aquí a la mamá y su hija sin mayores contratiempos”.

Cabe destacar que Anca Juli, se encuentra a más de 2.600 metros de altura sobre el nivel del mar. Y a muchas viviendas y parajes solo se puede llegar a caballo, a pie, en moto enduro o en helicóptero.

Por su parte el jefe del Departamento de Perinatología del Hospital Avellaneda, doctor Miguel Melano, explicó: “La paciente y la bebé que vinieron en helicóptero están de alta y esperamos que mejoren las condiciones climáticas para coordinar con la gente de Alta Montaña para trasladarla de nuevo a Anca Juli“.

Desde hace 21 años que este efector es referente por recibir parturientas de Alta Montaña, realizando aproximadamente entre 15 y 20 partos de esta característica por año. Desde los 5 y 7 meses la paciente concurre a realizarse los controles a capital y luego unos días antes del parto regresan para dar a luz en el efector, es frecuente que las mamás se queden en la casa de madres durante su estadía.

Por último la mamá Gladys Condorí contó: “Cuando me levante sentí un dolor y fue porque ya venía en camino mi hija. Se adelantó el parto ya que iba a nacer el 6 de julio y por eso la tuve en mi casa, es por esto que nos fueron a buscar en helicóptero para traerme al hospital. Gracias a Dios mi hija está bien y pesa 2,300 kg.

Fuente: Salud Tucumán.

Compartir

Comentarios