Durante la conferencia de prensa, el actual entrenador de Brasil se refirió a los estados anímicos en un partido y recordó palabras de Carlos Bianchi. Su equipo se juega mañana la clasificación a Semis frente a Bélgica.

Aquí, en Nizhny Novgorod, donde Argentina fue goleada por Croacia, se viene un Uruguay-Francia que promete ser colosal. Allá, en Kazán, donde la Selección sufrió la paliza conceptual de la eliminación ante Mbappé y compañía, se prepara otro duelo fascinante de cuartos de final: Brasil - Bélgica. Sin embargo, aunque parezcan dos historias que no se puedan unir, aquí resuena algo que pasa allá y que podría ser agendado para el futuro celeste y blanco. Se trata de una frase de Tite para coleccionar. Como de Lionel Messi y de sus compañeros sólo quedaron oscuros recuerdos, de repente el DT brasileño regala una definición para nuestra jactancia... Si Jorge Sampaoli lo hubiera imitado...

Esta Copa del Mundo, con todos los gigantes que han ido quedando en el camino y más allá de haberlo ubicado en la llave más delicada, parece hacerle un guiño nítido al sólido Brasil iluminado por las fantasías de un Neymar cada vez más en alza. Por las inmensas expectativas, le preguntaron a Tite.

Ahí el hombre, que asumió en Brasil casi en el mismo instante que Edgardo Bauza en Argentina, devolvió: "Antes del Mundial conversé con profesionales a los que admiro". Enseguida, Tite sorprendió: "Uno de ellos fue Carlos Bianchi". Y explicó: "Él me dijo que la virtud de un gran equipo era ser mentalmente fuerte y tener equilibrio. Él me puso ejemplos. Me quedó marcado". 

Fue más allá Tite: "Bianchi me transmitió que no podemos tener euforia ni miedo a perder. En el aspecto mental, estoy sintiendo el peso: si me preguntan cuál es el mayor desafío del Mundial diré que la capacidad mental. La presión es extraordinaria".

Aparte de ese ítem atado directamente a las emociones, se metió Tite en otro tema que marca con fuerza la agenda brasileña: "Hace dos semanas hablé con los jugadores sobre qué pensaban de nuestros intensos entrenamientos. ¿Alguno de los que entró en el campo de ustedes tuvo falta de ritmo? Ninguno. Pues entonces vamos a continuar con este trabajo porque necesitamos a todo el equipo fuerte".

No es casual que Tite haya citado a Bianchi en el momento de sus argumentaciones anímicas. Como hacía el Virrey en sus grandes tiempos, el DT de Brasil resuelve con altura y con naturalidad inconvenientes que podrían convertirse en escándalos mediáticos.

Cuentan quienes conocen en profundidad la intimidad brasileña que los mensajes del entrenador apuntaban a un episodio relacionado con la lesión de Douglas Costa. La mujer del jugador había declarado que su marido se quejaba por la intensidad de las prácticas...

Curiosidad le sobra a Tite. Suelen ser habituales sus diálogos con Joao Miranda, el defensor del Inter de Milan. Ese experimentado central de 1.86 y 33 años fue dirigido durante cuatro temporadas por Diego Simeone en el Atlético de Madrid, entre 2011 y 2015. Muchas veces Tite abre puertas de charla y le pregunta una y otra vez por cómo es y cómo trabaja el Cholo.

Ahora, por supuesto, lo de Simeone es un detalle. Lo que pasa allá, en Kazán, y resuena aquí, en Nizhny Novgorod, es lo que acaba de decir Tite. Resulta que uno de sus consejeros es el Virrey. Y gracias a Bianchi creció en equilibrio. Justo lo que a Sampaoli en el Mundial le faltó.

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios