La profesora Gabriela Palazzo, analizó el debate respecto al lenguaje y el uso de la "e" para neutralizar e incluir. “Lo que más importa es que nos incluyamos no solo con las palabras, sino con nuestros discursos en general”, explicó.


 La vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, informó hace unos días que se pidió a la Real Academia Española un estudio para adecuar la Constitución de ese país a un lenguaje inclusivo. Esto generó reacciones, tales como la del escritor Arturo Pérez Reverte, quien aseguró que abandonaría la Academia si se acepta la reforma.

 

Respecto a esta situación, la profesora de introducción a los estudios literarios y análisis del discurso de la carrera de Ciencias de la Comunicación, Gabriela Palazzo, dialogó con LV 12 Radio Independencia.

“Toda lengua está en constante cambio. La lengua ha tenido vacilaciones y se fue acomodando y las academias van fijando ese uso y lo van haciendo a un ritmo distinto, comenzó expresando la docente.

“Lo que está pasando con el lenguaje inclusivo, o lenguaje de género, es que visibiliza otras cuestiones que tienen que ver con la necesidad de inclusión de las personas en la sociedad y que eso se vea en el lenguaje”, explicó.

"No son cambios de palabras solamente. Son cambios que, a partir de poner énfasis -en este caso en la morfología de una palabra-, están poniendo en evidencia otras capas de significados que tienen que ver con la ideología, con la subjetividad, con el cómo las personas se quieren sentir  integradas (o no) dentro del habla”, añadió Palazzo.

La profesora destacó la importancia de que la intención de incluir no sea solamente una cuestión de palabras. “Lo que más importa es que nos incluyamos no solo con las palabras, sino con nuestros discursos en general”, manifestó. 

Además, explicó que “la gramática es una fijación de la lengua estructuralmente. El uso social de una palabra es distinto. Si uno quiere incluir, con el lenguaje, a todas las identidades se puede volver un lenguaje imposible”, advirtió. “No por incluir o sacar una letra va a cambiar la realidad; sí puede hacernos reflexionar y evitar las intolerancias”, concluyó Palazzo.

Compartir

Comentarios