El acusado, después de entregarse fue trasladado a la comisaría.

El hecho ocurrió el pasado domingo en la zona de Villa 9 de Julio. Denuncian amenazas.

Un comerciante se entregó a la Justicia. Está sospechado de asesinar a un presunto delincuente el domingo pasado. "Mi hermano es feriante. Se dedica a la venda de CDs. El domingo por la tarde regresó a casa después de trabajar en la feria de El Colmenar. Cuando bajó de su camioneta le quisieron robar la mercadería. Entonces, comenzó a forcejear con el ladrón, que estaba armado, y en ese momento salió el disparo", explicó Miguel Martorell, hermano de Juan José, acusado por el crimen. 

El hecho fue el domingo pasado. Eran las 19 cuando en la esquina de la avenida Juan B. Justo y Eduardo Wilde, frente al cementerio del Norte, Villa 9 de Julio Martorell llegó a bordo de una camioneta. Descendió del vehículo y abrió los dos candados y la puerta con rejas de su negocio de Juan B. Justo al 2.200. Luego ingresó a la propiedad para abrir el portón para guardar su vehículo.

“En ese momento vio al ladrón que trataba de sacarle una caja con mercadería de la camioneta. Lo persiguió y se agarraron en la esquina. El mismo tipo ya lo había asaltado tres veces antes”, contó el hermano del comerciante.

Martorell llevó al herido al Hospital Avellaneda donde ingresó sin vida. A los pocos minutos familiares del presunto malviviente llegaron al lugar. 

La Policía fue en busca del comerciante pero no lo encontraron y se llevaron un par de zapatillas que habría usado en el momento del crimen. 

Algunos testigos declararon que antes de que se registrara el hecho de sangre, el hombre fallecido habría estado ingiriendo bebidas alcohólicas en la zona con su hermano Darío Ezequiel. Ahora la familia del sospechoso denunció amenzas por parte de los allegados del fallecido. 

Fuentes judiciales comunicaron que al menos tres testigos prestaron declaración en la fiscalía de feria, a cargo de Washington Navarro Dávila. Martorell fue trasladado a la comisaría hasta que la Justicia decía cual es el futuro procesal. 

Compartir

Comentarios