El joven de 21 años había sido detenido con 210 "ravioles" de cocaína y $500.

Una empleada pública de 36 años quedó demorada en la Seccional 8va. por tratar de facilitar la liberación de un aprehendido que portaba cocaína. El dinero fue secuestrado.

La detención de un joven de 21 años por portación de 210 ravioles de cocaína derivó en el cohecho de una mujer, que tenía intenciones de facilitar la liberación. El intento de soborno ocurrió en la comisaría Seccional Octava de la capital tucumana y la acusada, una empleada pública de 36 años, quedó a disposición de la justicia.

El origen del hecho que terminó con dos detenidos inició con un llamado policial para que efectivos asistan a la calle Magallanes al 4000, donde se detectó al individuo en actitud sospechosa, según indicaron fuentes policiales. La evasión del joven, posteriormente identificado como Braian Emanuel Ortiz, de 21 años, no tuvo éxito y, en un cacheo, los efectivos sustrajeron un estuche de anteojos, donde portaba la sustancia prohibida (posteriormente constatada como cocaína por DiGeDroP) y una suma de $500.

Inmediatamente, con conocimiento del procedimiento, Claudia Valeria Díaz, de 36 años, se presentó en la Seccional para solicitar la liberación del mismo con por medio del pago de $28.000. La acusada habría manifestado que podía conseguir una suma similar para concretar su cometido, por lo que el intento de soborno provocó su detención.

El hecho fue constatado por la Fiscalía de Instrucción en lo Penal de la Primera nominación del CJC.

Compartir

Comentarios