En ese sentido, el Gobierno ya aplicó un nuevo ajuste en las tarifas eléctricas.

El informe del Indec señaló que el aumento se ubicó por encima del registro minorista. Especialistas afirman que el dato implica "más inflación futura".

Los precios mayoristas avanzaron 4,7% en julio y, por tercer mes consecutivo, la suba se ubicó por arriba de la registrada en el índice minorista. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), este indicador, que se utiliza como una aproximación a los costos industriales, acumuló un alza del 36,5% desde enero y de 47,1% en el último año, por lo que ya se comió más del 80% de lo que se movió el dólar en el mismo lapso (56%).

Los expertos advierten que en períodos de devaluación, los precios mayoristas ascienden más rápido que los minoristas, en tanto cuando la divisa está contenida, el IPC se ubica por arriba.

El economista de la UBA Ariel Coremberg advirtió que este dato implica "más inflación futura". "En prospectiva esperamos que el incremento de los precios mayoristas continúe debido a las renovadas tensiones en el tipo de cambio ya que estos reaccionan con mayor rapidez a la depreciación del peso", evaluó por su parte un reporte de la consultora ACM.

En ese sentido, el Gobierno ya aplicó un nuevo ajuste en las tarifas eléctricas, que se sentirá con mayor dureza en los usuarios de mayor consumo, y que se sumará al incremento del 46,4% que debieron afrontar en los últimos doce meses en las boletas de luz.

El índice viene de experimentar fuertes incrementos en mayo (7,5%) y junio (6,5%), los cuales estuvieron incluso por arriba de los observados en enero (4,6%) y febrero (4,8%), cuando había impactado la devaluación de fin de año luego del cambio de metas del Banco Central.

Lo cierto es que no sólo en la comparación mensual los precios mayoristas superaron a los minoristas, sino también cuando se analiza el acumulado en los últimos siete meses, durante el cual el IPC se movió 19,6%, y en la comparación interanual que en el caso de la canasta del consumidor se encareció 31,2%.

Por lo tanto, en el mundo industrial existe una inflación contenida de más de 16 puntos, que podría terminar trasladándose a las góndolas.

Fuente: Bae Negocios.

Compartir

Comentarios