Los pilotos que disfruten de esta experiencia deberán tener la licencia obligatoria para esta actividad.

Más de 100 pilotos de todo el país participarán en el XXI Encuentro Nacional de Parapente. Será un encuentro de camaradería sin competencias de por medio.

Desde este viernes y hasta el próximo lunes 20 de agosto se desarrollará el XXI Encuentro Nacional de Parapente en Loma Bola. Con un pronóstico del tiempo alentador para los dos primeros días del evento, se espera que el reencuentro de los más de 100 pilotos que participarán se convierta en una auténtica fiesta de colores en el cielo tucumano. 

 

“No se trata de una competencia sino de un encuentro de camaradería. Todos los años vienen pilotos del llano –Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos- para practicar el deporte en las montañas tucumanas”, detalló Sergio Bujazha, organizador del encuentro que se realiza desde hace 20 años cuando comenzó a practicar el deporte. 

 

Según comentó el organizador, el centenar de personas que visitará la Provincia para participar de este espectáculo se alojarán en San Miguel de Tucumán, Yerba Buena y San Javier, generando un importante movimiento turístico en el que promete ser de los mejores fines de semana largos que tiene Tucumán, debido a que coincide con el Trasmontaña y con una gran cartelera de espectáculos artísticos. 

 

“Tanto la carrera de mountain bike como el encuentro de parapente comenzaron en simultáneo hace más de dos décadas a realizarse en agosto, un mes que asegura buen clima para la práctica de estos deportes. Con el tiempo, los dos eventos fueron creciendo de manera exponencial hasta ser una marca”, repasó.  

 

Los pilotos que participen del encuentro de parapente deberán contar obligatoriamente con la licencia que los habilite a realizar esta actividad deportiva. Desde la organización recomendaron a los asistentes no esperar a subir a la zona de despegue después del almuerzo, como es tradicional, sino hacerlo a partir del mediodía para disfrutar del mejor momento de la actividad, que es entre las 13 y las 15, por las condiciones que ofrece el cielo para volar. 

“Pueden comer aquí o traer su propia vianda para disfrutar de todo un día en contacto con la naturaleza”, invitó Bujazha.    

 

Fuente: El Tucumano

Compartir

Comentarios