Etchevehere, ministro de Agroindustria de la Nación.

Ocurre luego de la suspensión de la baja de retenciones por seis meses. Cerealeros ya habían expresado su oposición a la medida.

La Cámara de la Industria Aceitera, acompañada por la Bolsa de Comercio de Rosario y la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, solicitaron una audiencia con el presidente de la Nación, Mauricio Macri, luego del anuncio realizado por el Gobierno de suspender por seis meses la baja de las retenciones de harina y aceite de soja.

El gobierno recibió dicho pedido de audiencia y accedió a reunirse con los empresarios. No estará presente el presidente Mauricio Macri, y serán el Vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, y el ministro Luis Miguel Etchevehere, los encargados de recibir a los representantes de las principales empresas aceiteras de nuestro país.

 

En las últimas horas se renovaron las críticas de sectores de la Agroindustria a las medidas oficiales. La Bolsa de Cereales de Córdoba, en un comunicado de prensa, expresó que "hay un cambio de las reglas de juego que no ayuda a la previsibilidad que todo negocio requiere y conspira contra la seguridad jurídica, condición esencial si se quiere alentar las inversiones del sector privado".


Además, los integrantes de la bolsa cordobesa comentaron que las medidas ya generaron un impacto en los precios, "hay una reducción en el valor del poroto recibido por los productores y también se registra un desaliento al agregado de valor en origen".

 

Recordaron que "la decisión de igualar los derechos de exportación de las materias primas con los productos elaborados va en sentido contrario al concepto de que todos los países del mundo pujar por transformar las materias primas en sus territorios, conscientes del impacto económico y social que generan las inversiones productivas".

Los integrantes de la Bolsa de Córdoba también se pronunciaron sobre la baja de los reintegros a las exportaciones y la eliminación del Fondo Federal Solidario de la Soja: "Sobre los reintegros, cuya función es devolver impuestos internos y no exportarlos, contradice el objetivo del Gobierno Nacional de transformar a nuestro país en el 'supermercado del mundo', desalentando la competitividad de nuestras exportaciones, en momentos que es necesario generar una mayor oferta genuina de divisas".

 

Por último, la Bolsa de Cereales de Córdoba reiteró su apoyo al Gobierno para superar este mal momento económico del país y poder reducir el déficit fiscal. Además, recordó que la Agroindustria y el Campo han sido los principales generadores de divisas e ingresos para la economía, ya que durante el período 2002-2017 el complejo agroalimenticio ha aportado en concepto de derechos de exportación USD 86.450 millones, mientras que el resto de los sectores económicos aportaron USD 33.070 millones.


El análisis político de las medidas

Lucas Romero, Director de la consultora Synopsis, dijo en diálogo con Infobae que los anuncios del gobierno del pasado martes, "están en línea nuevamente con que un ajuste del tipo de cambio le da una rentabilidad adicional a la exportación de esos productos y entonces el gobierno decide suspender dichas rebajas. Además, con una lógica lo mantiene al margen de tener que decir que se desdice y no cumple con las promesas de reducción de las retenciones a la soja. El Gobierno está tratando de ver de dónde conseguir recursos y considera que con esta devaluación de más del 8% de agosto, los productos agropecuarios gana márgenes frente a una inflación que viene detrás y aprovecha esos recursos".

Para Romero, "el gobierno estaba empezando a encontrar dificultades para exigir ajustes en otras áreas, no tocando y afectando las retenciones a la soja, que además es el factor dinamizador de la recuperación económica. También el gobierno entiende que con esta decisión no afecta la recuperación del campo luego de la sequía y tiene recursos y argumentos para exigirles a otros sectores y a otros actores para que ajusten".

 

Por otro lado, el analista político sostuvo: "Me cuesta analizar parcialmente las decisiones que está tomando el Gobierno en materia de recursos, sino es en el contexto en el que está negociando con las provincias la redacción de un presupuesto que este en línea con los compromisos asumidos con el FMI. Es decir, la plata es fungible con lo cual hoy hay una gran discusión donde todos los recursos del gobierno nacional y de las provincias están sobre la mesa y se está discutiendo como afrontar un ajuste del 300 mil millones de pesos el año que viene, donde el Gobierno ya adelantó que se hará cargo de las dos terceras partes del acuerdo y las provincias 100 mil millones".

En ese escenario de diseño del presupuesto del año próximo, "los gobernadores se pusieron muy firmes en proteger los programas que Nación tiene en las provincias, fundamentalmente en salud y educación, y a partir de esto se había acordado que el fondo sojero se eliminara a partir del año próximo. Las provincias ceden a la Nación un recurso que en la perspectiva era decreciente, porque las retenciones iba a la baja tarde o temprano ese fondo se iba a desfinanciar. El problema que se generó es que el gobierno anticipó la eliminación y ahora se está negociando por los 8.500 millones de pesos que las provincias iban a recibir de acá hasta fin de año. Es por eso que estamos en un escenario de discusión global sobre la distribución de recursos entre Nación y provincias y vamos a tener varias situaciones como las que estamos atravesando, hasta que se presente el presupuesto del año próximo", expresó Romero.

 

Fuwente: Infobae

Compartir

Comentarios