Del Potro, en la charla con la Estación Espacial Internacional.

El tandilense entrenará a un astronauta como método publicitario del US Open que está a punto de comenzar.

Juan Martín Del Potro dejó bien claro en un rato de conversación que no necesita jugar la Copa Davis para ser un representante de Argentina en cada torneo que juega. Como partido de un divertido experimento de la NASA, el tandilense conversó con el astronauta Andrew Feustel (capitán de la Expedición 56 de la Estación Espacial Internacional y fanático del tenis) en una charla en la que no solo le dio algunos consejos sobre preparación física y contó algunas de sus rutinas para ser deportista profesional, sino que además se encargó de decorar con referencias permanentes a nuestro país.

La idea original de la charla era que Del Potro, campeón del Grand Slam estadounidense en 2009, aconsejara sobre tenis desde el estadio Arthur Ashe de Flushing Meadows, en Nueva York, a Feustel, quien luego intentará aplicar esos conceptos y jugar un partido con sus compañeros de tripulación. Pero la conversación pasó solo lateralmente por ese aspecto.

Delpo le contó al astronauta algunas de sus rutinas: sus cuatro a cinco horas de dedicación, que varían entre ejercicios físicos y la práctica concreta del deporte, además de la asistencia de su equipo de trabajo. Y en particular, explicó la necesidad de una buena preparación para jugar partidos de cinco sets en un torneo de Grand Slam.

"Suele pasar -describió- que lo más difícil del torneo está al comienzo, cuando todavía no estás acostumbrado a la dinámica de los juegos. Después, con el correr de los partidos, me voy acostumbrando a todo y ganando confianza", comentó el argentino.

El número 3 del mundo ("Tengo el mejor ranking de mi vida ahora, aunque este torneo lo gané en 2009, así que estoy bastante más viejo", comentó Delpo entre risas) remarcó una vez más que el Abierto de EE.UU. es su torneo preferido. "Me gusta pasear en esta ciudad. Voy al cine, a ver algún concierto o algún partido de básquetbol. Y además tengo muchos fans argentinos que vienen a verme, así que es mi torneo favorito", contó, como para introducir ya desde el vamos la cuestión argentina en la charla. "Quiero jugar lo mejor posible y tener toda la energía para mis fans en esta ciudad", agregó.

Consultado por Feustel sobre qué pensaba de que lo apodaran Del Thortro, el argentino resaltó: "Tengo varios apodos. También me dicen La torre de Tandil, que es mi ciudad. No sé si podés verla desde ahí", deslizó. El astronauta remarcó entonces las grandes vistas que ofrece Argentina desde el espacio y prometió en algún momento tomar fotos de la ciudad, a lo que Delpo ​acotó: "OK, ¡Ese puede ser nuestro próximo desafío! Puedo tomar algunas fotos de los jugadores y vos tomar algunas de mi ciudad natal".

Al final, Del Potro le arrancó a Feustel la promesa de que intentaría visitar nuestro país. "Sos muy famoso en Argentina después de esto, porque todos estaban esperando nuestra conversación, así que tenés que ir", comentó. El estadounidense se mostró bien dispuesto ("Agradezco mucho la invitación, me encantaría ir porque las cosas que veo desde aquí son hermosas, y nunca pude estar allí") y quedó entonces picando la chance de un futuro encuentro. 

En la preparación para el primer partido de tenis en el espacio, la USTA solicitó algunos consejos de profesionales como John Isner, Frances Tiafoe, Steve Johnson, Donald Young y Kevin Anderson, quienes grabaron videos con mensajes para la tripulación.

Con todas esas lecciones, luego, se jugará el “primer partido de tenis en la Estación Espacial Internacional (ISS)”. Feustel jugará un dobles junto a sus compañeros de tripulación Ricky Arnold, ingeniero de vuelo de la NASA; Alexander Gerst, ingeniero de vuelo de la agencia europea; y Serena Aunon-Chancellor, ingeniera de vuelo de la NASA.

El desafío más grande, claro, será jugar sin gravedad. "El hecho de que no tengamos gravedad es duro. Las pelotas no pican, y la gravedad deja de tener efecto. Será un desafío. Deberemos inventar algunas nuevas reglas", le dijo Feustel al sitio de la NASA.

Compartir

Comentarios