Refugiados venezolanos hacen filas para obtener el desayuno gratis en una parroquia de la ciudad fronteriza de Pacaraima, en Brasil.

El Ministerio del Interior de Perú implementará nuevos sistemas de identificación facial y dactilar. En Brasil distribuirán a los recién llegados a otras ciudades para evitar el colapso.

El ministro del Interior de Perú, Mauro Medina, anunció ayer una serie de medidas complementarias para atender a los ciudadanos venezolanos que buscan regularizar su situación migratoria en el país, informó un comunicado oficial.

Ante la decisión de exigir el pasaporte a los venezolanos para ingresar al territorio peruano a partir del sábado, Medina dijo que la oficina de Migraciones inaugurará este jueves un sistema de identificación facial y dactilar en el Centro Binacional de Atención en Frontera (Cebaf) en la ciudad norteña de Tumbes.

El ministro agregó que Migraciones atiende más de 2.200 citas en línea diarias y se ha dispuesto que trabaje las 24 horas del día tanto en su sede de Lima como en la frontera norteña con Ecuador, donde se concentra la mayor cantidad de inmigrantes venezolanos.

Indicó que a partir del 29 de agosto, la Policía Internacional (Interpol) inaugurará un nuevo módulo de atención en el distrito limeño de Miraflores y ampliará sus horarios de atención en esa sede y en el distrito de San Martín de Porres, en el norte de Lima.

Además, se ha previsto inaugurar diez nuevas sedes fuera de Lima con el objetivo de "facilitar que los ciudadanos venezolanos y los extranjeros que se encuentren en diversos lugares del país puedan acudir a esas dependencias a identificarse plenamente".

Esto permitirá a la Policía Nacional del Perú (PNP) "tener actualizada la base de datos que la ayuden en el cumplimiento de su función", sostuvo.

"No hay ninguna persecución, queremos a los venezolanos, pero tenemos que identificarlos por seguridad de ellos mismos y de todos los que vivimos en este país", remarcó antes de recordar que cada país es soberano de tomar sus decisiones "de acuerdo a su realidad, sus autoridades y su legislación".

Por su parte, el gobierno brasileño anunció este martes que más de 1.000 venezolanos que permanecen en el estado fronterizo de Roraima serán distribuidos a otras ciudades del país, tras las tensiones migratorias vividas el fin de semana en la localidad de Pacaraima.

En declaraciones a la prensa desde Boa Vista, capital de ese estado amazónico, Viviane Esse, representante del ministerio de la Presidencia, explicó que el "proceso de interiorización" de los migrantes venezolanos iniciará a finales de agosto, sin precisar las ciudades de destino.

Esse formó parte de la comisión interministerial que visitó este martes la localidad fronteriza de Pacaraima, donde el sábado se produjeron violentos ataques de vecinos contra refugiados venezolanos.

Fuente: EFE

Compartir

Comentarios