La compra bruta de billetes fue realizada por 1.350.000 clientes.

Con el informe del Balance Cambiario del mes pasado, se dio a conocer que el área compró u$s 3.351 millones y el agregado del año alcanzó un 10% menos que 2017.

En julio, la demanda privada de dólares para atesoramiento fue de u$s3.351 millones lo que implica un aumento del 9% respecto del mes anterior y 35% frente a julio del 2017. El dato surge del Balance Cambiario conocido ayer y que era esperado con ansias por los analistas para ver cómo va ajustando el sector externo a la nueva realidad cambiaria.

Cabe recordar que en julio reinó cierta estabilidad cambiaria, en parte, de la mano de las ventas diarias de divisas del Tesoro por lo que la cotización del dólar deambuló entre los $27,9 y $28,7. Pero lo cierto es que, como enfatiza el economista Miguel Broda, el deporte nacional no es el fútbol sino comprar dólares. Y así lo muestran los datos del BCRA que dan cuenta que el mes pasado la compra bruta de billetes sumó u$s3.693 millones y fue realizada por 1.350.000 clientes, o sea, 240.000 más que en junio. Para las autoridades del BCRA esto se explicaría por el efecto aguinaldo.

El desagregado de la compra neta de dólares para atesoramiento muestra que u$s2.386 millones fueron billetes (+7% respecto a junio) y u$s965 millones en divisas o sea transferencias al exterior (+13%). La mayor incertidumbre se refleja así en que las personas físicas aumentaron sus compras netas de billetes de u$s2.010 millones en junio a u$s2.210 millones en julio mientras que las empresas compraron menos, de u$s214 millones a u$s176 millones en julio.Además, los que hicieron compras mayores a u$s2 millones también retrocedieron ya que en junio representaron el 37% del total y en julio fueron el 27% del total.

Es lógico que ante el aumento del precio (del dólar) la demanda ajusta por cantidad, pero lo relevante es que sigue firme. Esto se observa al analizar la compra bruta de billetes promedio que en junio ya había caído 26% a u$s3.413 a u$s2.725 en julio (-20% mensual).

En cuanto al drenaje de divisas vía el canal turístico, el déficit neto aumentó de u$s588 a u$s651 millones (+11%).

Fuente: Ámbito.

Compartir

Comentarios