López habló de desatrato y sometimiento de un gobierno en el cual se sentía un rehen.

Tras dos jornadas de declaraciones, el tucumano, ex funcionario de la gestión K, podrá cambiar su figura en la causa. Habría revelado formar parte de un sistema de coimas.

El juez Claudio Bonadio homologó hoy el acuerdo de colaboración del detenido ex secretario de Obras Públicas José López. Tras haber declarado dos veces en la causa por los cuadernos de la corrupción y después de brindar una serie de aclaraciones y precisiones respecto a su última indagatoria, el ex funcionario K  logró convertirse en imputado colaborador. Según pudo saber Clarín, ayer jueves brindó más detalles sobre un "sistema de recaudación ilegal" a través de la obra pública, y reiteró que los "bolsos del convento de General Rodríguez" estaban vinculados "al esquema de coimas" investigado. 

El juez constató que se cumplieran los requisitos formales necesarios para admitir al pretenso "arrepentido" como "imputado colaborador" en la causa de los cuadernos. López aclaró partes de sus dichos que según Bonadio no habían quedado correctamente establecidos, y brindó nuevos detalles. Desde la defensa de López se señaló que su aporte fue "amplio y sustancial", y que desde ahora será "confidencial". Ante este nuevo panorama, el juez firmó el acuerdo de colaboración y así, el ex funcionario K se convirtió en otro arrepentido en al causa de los cuadernos de las coimas.

 López apuntó a Cristina y Néstor Kirchner como las cabezas de la estructura de la recaudación de la obra pública de los últimos años y aportó más información a la Justicia que contribuyó a la homologación. 

 

Como contó Clarín, López ante Bonadio, hizo mención a intendentes vinculados al kirchnerismo respecto a financiación de campañas electorales. Esto comenzó a trascender y despertó inquietud en el arco político.

Ocurre que López solía acompañar a Néstor Kirchner cuando éste se reunía con legisladores, intendentes y gobernadores, tanto del peronismo como del radicalismo, y canjeaba alineamiento político a cambio de obras en municipios y provincias. Práctica que se habría mantenido luego con Cristina Kirchner hasta 2015.

Después de analizar la información proporcionada por José López, el magistrado resolvió homologar el acuerdo que fue considerado de "vital importancia en la causa". Según fuentes consultadas por Clarín, en su última indagatoria, el ex funcionario K brindó más detalles sobre un "sistema de recaudación ilegal" a través de la obra pública, y reiteró que los "bolsos del convento de General Rodríguez" estaban vinculados "al esquema de coimas" investigado.

 

En este contexto, aclaró partes de sus dichos que según el juez no habían quedado correctamente establecidos, y brindó nuevos detalles. El fiscal Carlos Stornelli consideró que su aporte fue "amplio y sustancial", y que desde ahora será "confidencial".

"Tomé la decisión correcta al colaborar", manifestó esta semana, a días de haber confesado ante el fiscal Stornelli cómo funcionaba el circuito de coimas que el gobierno kirchnerista cobraba a los empresarios de la construcción y del sector energético.

Ante el juez Bonadio retieró los temores que sentía por su seguridad y la de su familia, y por ello dijo que quería continuar dentro del programa de protección de testigos e imputados colaboradores.

 

El ex funcionario kirchnerista no dudó al apuntar hacia Néstor y Cristina Kirchner como responsables del esquema de recaudación de "fondos ilegales"; vinculó los bolsos con US$ 9 millones que lo llevaron a prisión con los sobornos que investiga Bonadio. 

Así, respecto a lo sucedido la madrugada del 14 de junio de 2016, cuando buscó esconder en el convento de General Rodríguez bolsos con casi 9 millones de dólares, 153.000 euros, 59.000 pesos y relojes Rolex, López decidió dar más detalles.

"Los bolsos tienen relación con las coimas que se investigan en esta causa, son parte de la misma maniobra", dijo. Y apuntó a Néstor y Cristina Kirchner como los principales responsables "de la organización de recaudación". Este jueves al ampliar repitió: "La plata no era mía" y señaló que correspondía al Gobierno anterior.

 

Entre otros aspecto, López indicó que él respondía a los "lineamientos que bajaba Julio De Vido", desnudando así un esquema arraigado en el extinto Ministerio de Planificación del que fue parte doce años.

Confirmando que el dinero recaudado correspondía a "coimas", se refirió a las "principales autoridades" del Ejecutivo Nacional como los responsables de quienes "exigían la recaudación" de esos fondos. Y cuando se le preguntó sobre su relación con el ex Presidente, sólo se remitió a decir: "Era un relación de jefe".

Dijo más. Aclaró que cuando en el juicio se refirió a que ese dinero "era de la política", lo acotó a la gestión kirchnerista, a la que él perteneció durante doce años como secretario de Obras Públicas. Y al ampliar su declaración dijo que la denuncia por enriquecimiento ilícito "me la plantaron para tenerme de rehén".

En ese momento se mostró más temeroso, quienes lo vieron se refirieron a él como alguien "sometido a muchos años de maltrato y asustado". Entonces, mencionó a Néstor y a Cristina Kirchner. Los señaló como "los responsables de pedir que se cobren" los sobornos.

López también indicó que él tenía como función "coordinar, supervisar las recaudación" de las coimas que se cobraban a las empresas de la construcción y del sector energético.

 

Imputado protegido


Con el acuerdo homologado, López seguirá siendo parte del programa de imputados protegidos, el ex secretario de Obras Públicas cuenta con medidas de seguridad para "resguardarlo y protegerlo" dispuestas en el marco del Programa de Protección, explicaron fuentes oficiales a Clarín.


"Me arrepiento de haberle dedicado tantas horas al trabajo y a la política y poco a mi familia, ahora estoy solo y vulnerable", esbozó López cuando declaró ante el fiscal Stornelli. Así describió su situación actual. Estuvo muchos días sin poder dormir antes de acordar con su defensor oficial, Gustavo Kollmann colaborar en la causa de los cuadernos de la corrupción. A la fecha sólo un amigo de toda la vida lo visita.


Pese a todo este cuadro, José López manifestó sentir que "cree haber tomado la decisión correcta al adoptar la actitud de colaborar" lo cual "alivia un poco lo traumático que fue dar ese paso y sigue viviendo aunque en menor medida". Al momento de explicar el estado de crisis nerviosa que vivió, el ex funcionario K se remitió al "destrato y sometimiento recibido durante tantos años por el círculo en el que estaba inmerso, del que no veía la forma de salir, del que de alguna manera se sentía rehén".

En la actualidad, con asistencia psicológica y psiquiátrica, aseguran que "está muy bien contenido desde ése punto de vista por especialistas del programa" y señalaron que los primeros días "no pudo dormir, ahora lo hace medicado".

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios