Ruinas del Ingenio de Santa Lucía, Tucumán.

En 1959 Santa Lucía tenía cerca de 3000 dependientes entre empleados y contratistas.En 1962 despidió a la cuarta parte de su personal. La pobreza se profundizó y ese fue el "principio del fin".

A 50 AÑOS CIERRE DEL INGENIO SANTA LUCÍA

Restos del Ingenio Santa Lucía desde 1968

Donde hoy está Santa Lucía eran tierras de los caspinchangos, originarios de Santa María, Catamarca, que en 1665 fueron expulsados por los españoles junto a los famaillaos, los anguinaos y los quilmes, en castigo por 130 años de resistencia cuidando sus tierras. Caspinchangos a izquierda del río Caspinchango-Aranilla, a derecha los famaillaos. En 1810 esas tierras, Campo de Zerda, eran de Gabriel de la Zerda gran apoyo del ejército de Manuel Belgrano en 1812. El 7 de noviembre de 1882 José Federico Moreno, Gerardo Constanti y Félix Aguinaga compraron a descendientes una franja de 3 km de ancho, desde el Camino al Perú, km 6, ruta 307, hasta las altas cumbres: fundaron un ingenio azucarero. Constanti, administrador, vino a vivir a este lugar con su hija Lucía y su madre española doña Lucía Rey Pérez, nacida el 13 de diciembre de 1817. Es probable que el ingenio y el pueblo que se formaban se llamen así por este nombre familiar. 

José Federico Moreno fundador. 1882

En 1884 José Federico Moreno es único dueño. Mecenas, solidario con instituciones educativas y sanitarias. Duro como patrón: a los obreros y peones les hacía quedar “la papeleta”, no se podían ir del pueblo, usaba “la barra de disciplina”, un cepo. Falleció en 1905 y el ingenio, chico, de cuarta categoría y su pueblo fueron comprados por la Compañía Azucarera Santa Lucía formada por diez familias: Avellaneda, Frías, Frías Silva, Terán, Etchecopar, Erdman, Chenaut, Zavaleta, Cainzo y Helguera, el administrador era Carlos Elwart, francés, llegado en 1898. Comenzó un período de crecimiento: maquinarias, empleados, más producción; compraron tierras aledañas, hasta Acheral, Los Sosa, San Gabriel, San José. Con el tiempo ya había decenas de descendientes. En 1940 la empresa comenzó con problemas financieros, déficit, créditos bancarios que no se pagaban.

Se solucionó un tiempo durante el gobierno de Juan Perón quien permitió crear el sindicato con Lorenzo Rivarola a la cabeza. Perón decía: “esas fábricas no deben cerrar, es preferible enviar dinero a Tucumán, que esa gente no venga a Buenos Aires”. Cuando lo destituyen la industria azucarera sufrió las consecuencias. En 1959 Santa Lucía tenía cerca de 3000 dependientes entre empleados y contratistas, comenzó a pagar mal, poco dinero semanal. En 1962 despidió a la cuarta parte de su personal. Se profundizó la pobreza en el pueblo, y más despidos en 1965,1966. En 1967 en una manifestación de trabajadores asesinan a nuestra vecina Hilda Guerrero de Molina.    

 En vigencia estaba la Ley de Cupos que permitía usar sólo parte de caña propia. La zafra de 1968 con problemas, Santa Lucía con cañaverales propios no tenía dinero para comprar caña. Así fueron a Buenos Aires José Manuel Avellaneda, integrantes del sindicato y fuerzas vivas del pueblo. Pedido y ruego a las autoridades de la Dirección de Azúcar, el coronel Nanclares, quien no permitió moler ¡ni un kilo más! Era el 30 de agosto de 1968. Desde allí Avellaneda dio la orden al administrador Carlos D’Iriart de parar la fábrica, cerrar, en plena zafra, con muchas cañas en su canchón.

Golpe muy duro a la empobrecida población. Desesperación en la gente que veía cerrar la única fuente de trabajo. Cerró el hospital, parte del ingenio, el almacén y la carnicería suspendieron el fiado. La mitad de la población emprendió el exilio. Los que quedaron, muchas mujeres solas, apechugaron criando a sus hijos, en la escuela pusieron un comedor para la comida de los alumnos. El pueblo sin dueño quedó sin autoridad constituida para lo que pasó al poco tiempo: instalación de la guerrilla rural, el ERP y la base militar del Operativo Independencia.

En 50 años Santa Lucía tiene mucha población foránea, más tres generaciones de niños, jóvenes y adultos. Un grupo de vecinos memoriosos haremos una evocación el jueves 30 de agosto a las 10 h en la plaza pública de Santa Lucía. 

 

LUCÍA MERCADO

Escritora-Historiadora

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         

Compartir

Comentarios