La Nación confía en alcanzar un acuerdo con las provincias en la discusión por el Presupuesto 2019.

El encuentro está agendado para el próximo martes a las 13 horas. En la Casa Rosada son optimistas y creen que alcanzarán un acuerdo con los distritos, aunque admiten que el objetivo es complicado.

 

 La vorágine cambiaria de la última semana obliga al Gobierno a afinar su relación financiera con las provincias en el corto plazo. El próximo 15 de septiembre está marcado en el calendario de la Casa Rosada como la fecha límite para presentar en el Congreso el Presupuesto para el año próximo, un texto que por estas horas se convirtió en la llave para mostrar la muñeca política del oficialismo.

Desde hace un par de meses, equipos técnicos de los ministerios de Hacienda e Interior trabajan junto a las carteras de Economía provinciales para sellar un proyecto de ley que cumpla con las metas fiscales pautadas con el FMI. Sin embargo, las conversaciones entrarán la semana que viene en una nueva etapa de negociaciones que podría ser definitoria para llegar en tiempo y forma al deadline parlamentario. 

Según pudo saber, el Gobierno tiene agendado para el martes próximo a las 13 horas una reunión con los ministros de Economía de las 19 provincias opositoras. Si bien por estas horas en la Casa Rosada son optimistas y creen que alcanzarán un acuerdo con los distritos, puertas adentro admiten que el objetivo es complicado. 

"Tenemos quince días. Es complejo, pero vamos avanzando", revelaron fuentes oficiales vinculadas a las negociaciones entre Balcarce 50 y las provincias opositoras. Lo cierto es que las últimas jornadas cambiarias marcadas por la altísima volatilidad conspiran con las negociaciones, sobre todo luego de los reproches de algunos gobernadores peronistas sobre la situación económica en los últimos días.

En ese contexto, desde Casa Rosada indicaron a este medio que "las circunstancias no ayudan" pero destacaron que aún existe "un buen clima y buena predisposición" por parte de los mandatarios. "Estamos hablando con todos, todo el tiempo", aseguran las fuentes oficiales sobre los últimos dos días marcados por el frenesí cambiario.

Las conversaciones para delinear el Presupuesto comenzaron en julio pasado con una reunión de los ministros Nicolás Dujovne (Hacienda) y Rogelio Frigerio (Interior) con los titulares de Economía de los distritos que responden a Cambiemos. Durante las sucesivas semanas, la mesa integrada por equipos técnicos de Nación y las carteras económicas del resto de las provincias continuó con diversos encuentros.

Antes de que la corrida cambiaria se llevara puesto al peso, la agenda de las negociaciones estaba enfocada en cerrar un acuerdo para alcanzar la meta del déficit fiscal de 1,3% que había sido pactada originalmente con el FMI en junio pasado. Sin embargo, la nueva realidad económica prevé una redefinición de las metas fiscales.

Por lo pronto, el ajuste de $ 100.000 millones que las provincias deberán asumir el año próximo no se pondrá en discusión. "Eso sigue firme. No se va a tocar porque ya fue acordado con las provincias", aseguraron desde los pasillos de la Rosada respecto al recorte de fondos para el 2019.

Del otro lado de la mesa, los gobernadores pondrán en consideración los ya anunciados pedidos para ampliar la base tributaria y el mejoramiento de los mecanismos de recaudación, sin necesidad de incurrir al aumento de alícuotas de impuestos. Ambas peticiones fueron suscriptas hace una semana por las 19 provincias en un documento en el que los gobernadores pusieron condiciones para concretar el ajuste de $ 100.000 millones que exige el Ejecutivo.

 

Fuente: Ámbito Financiero

Compartir

Comentarios