Las famosas se dijeron de todo.

La actriz llegó a la mesa con un pañuelo verde. La conductora dijo que no cambiará de opinión y defenderá más que nunca a los "celestes".

Jimena Barón estuvo invitada el fin de semana a la mesa de Mirtha Legrand. La cantante llevaba un pañuelo verde en su muñeca -símbolo que representa el apoyo a la despenalización del aborto- y al parecer no le gustó mucho a la conductora. 

"Ahí te veo con el pañuelo verde… Yo soy celeste pero te respeto. Respetame vos a mí", dijo la diva de las mesas. La respuesta de Jimena fue contundente: "Pero es que no puedo respetarte. O sea, no puedo respetar aquello que va en contra del respeto hacia las mujeres".

"No me vas a hacer cambiar de idea", le dijo La Chiqui. "Es difícil respetar a una manera de pensar que ignora que hay mujeres que mueren…", expresó con dureza la actriz.

"Es una cuestión generacional también", dio su parecer la conductora. "Yo tengo una forma de ser, soy católica, practicante, no voy a cambiar", agregó La Chiqui.


"Yo también soy católica… pero la Iglesia es un desastre, con los obispos y las violaciones", disparó Barón. "Pero eso pasó siempre", agregó Mirtha y enseguida, Jimena cuestionó: "¿Y por eso lo vamos a naturalizar?".

La diva lo negó pero volvió a asegurar que era su "forma de pensar". "Están matando vidas, hay vida", siguió Legrand. "Sí, la de las mujeres que están muriendo en lugares clandestinos", contestó Barón.

La cantante contó cómo su vida junto a Daniel Osvaldo la hizo modificar ciertas estructuras que tenía en la cabeza. "¡Cómo te cuesta respetarme!", le dijo la Legrand.

Luego, para concluir con el tema, la diva reconoció que puede salir una ley a favor, pero con modificaciones, y la cantante le tendió la mano. "La del pañuelo no", le dijo y se la alcanzó. 

Compartir

Comentarios