La Policía esta investigando para dar con los autores del hechos. Denuncian convocatorias falsas en las redes sociales.

Un niño de 13 años murió de un disparo en un intento de saqueo. Ocurrió el martes a la noche en la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, norteña provincia del Chaco, en un incidente que generó hoy preocupación en el Gobierno argentino.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, reconoció que hubo otros sucesos similares en diversas provincias y que el Gobierno de Mauricio Macri está trabajando para que no se repitan.

El niño caminaba de regreso a su casa junto a uno de sus tres hermanos y un primo por la zona cuando un grupo de personas intentó saquear un supermercado y fue repelido con disparos, informó el jefe de la policía de Chaco, Ariel Acuña, a Radio Con Vos de Buenos Aires. Civiles y policías evitaron el saqueo, pero no está claro quién hizo el disparo fatal.

El menor llegó al hospital de la ciudad "sin signos vitales, con una herida de fuego en el tórax en el lado derecho ", señaló el jefe policial chaqueño.

"Era un niño muy querido, un niño muy bueno, un niño con sueños. Hoy tendría que haber dado clases y que él estuviera ahí, como todos los días. Pero no. Ahora estoy yendo a su velatorio", escribió en Facebook la maestra del niño.

El gobernador de Chaco, Domingo Peppo, confirmó la muerte y urgió a investigar lo ocurrido. "Ante los hechos ocurridos por la noche dispuse a las fuerzas una rápida intervención, con refuerzos para prevenir cualquier situación. También ordené una profunda investigación sobre el hecho lamentable de la pérdida de una vida, cooperando con la Justicia para determinar la autoría del hecho", afirmó Peppo en la red social Twitter.

El jefe de la policía de Chaco indicó que la provincia está desde el viernes en alerta porque a través de las redes hay numerosas convocatorias a realizar saqueos y actos de vandalismo. Se dispuso un operativo especial de la Policía y la Gendarmería Nacional, la policía militarizada.

Los intentos de saqueos en Sáenz Peña, la segunda ciudad más importante de la provincia de Chaco, ubicada a unos 890 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, no fueron tan espontáneos, según advirtió el jefe policial, porque desde el sábado estaban intentando levantar a los barrios para cometer actos de vandalismo.

Compartir

Comentarios