Facundo Ferreira tenía 12 años cuando murió.

La familia del niño presentaron unos videos que complicarían la situación de los efectivos. Criticas al protocolo de investigación que se aplica.

La familia de Facundo Ferreira, el niño de 12 años que murió en un supuesto enfrentamiento con la Policía, insisten que los efectivos involucrados queden detenidos. La fiscal que investiga el caso Adriana Giannoni  y la querella apelarán en la Cámara de Apelaciones luego de que el juez Facundo Maggio rechazara que se le dictara la prisión preventiva a los policías.

El niño de 12 años perdió la vida al recibir un disparo en la nuca en la madrugada del 8 de marzo en la zona de El Bajo. Los policías Mauro Díaz Cáceres y Nicolás González Montes de Oca aseguraron que la muerte se había producido en un enfrentamiento. Con el transcurso de los meses, y después de haber recibido los resultados de varias pericias, la fiscala acusó de homicidio a los uniformados y pidió que se los detuviera en dos oportunidades, pero en ambas fueron rechazadas.

Sin embargo, por los actos intimidatorios de los que fue víctima la familia del menor, la fiscala pidió que se les dicte la prisión preventiva a los policías, ya que consideraba que había peligro procesal con los acusados en libertad. Los abogados de Andhes, que asumieron el rol de querellantes en la causa, también hicieron el mismo planteo, pero también fueron rechazado por Maggio.

La familia de Facundo logró reunir pruebas que determinaran el futuro de los uniformados. En las imágenes se observa a Díaz Cáceres realizando tareas en el lugar donde se desencadenó el hecho. Giannoni ya había cuestionado a la Policía porque fueron los compañeros de los acusados los que tomaron las primeras medidas para preservar la escena. La fiscalía fue informada una hora y media después del crimen.

“Es una vergüenza que el personal involucrado en el hecho sea quien recolecte pruebas. O el Ministerio de Seguridad no tiene protocolos de investigación en estos casos o, si los tiene, evidentemente no lo aplicó”, sostuvo Emilio Guagnini, representante de la familia de la víctima.

“Más entorpecimiento de una causa penal nunca vi en una investigación. Esa situación, sumada a la denuncia de un policía en la misma causa que denunció que sus propios compañeros le pidieron que haga tiros a la casa de la familia de Facundo, es insólito que el juez Maggio haya denegado la prisión preventiva. Es evidente que estamos ante una justicia selectiva”, agregó.

“También es insólito que ambos policías sigan en funciones cuando se les encontró cocaína en sangre mientras estaban en servicio”, concluyó el profesional de Andhes en La Gaceta.

Compartir

Comentarios