Vecinos buscan sus propios métodos de protección. (Foto La Gaceta)

Se registran a diario robos en las paradas de ómnibus. Delincuentes también atacan en las casa por la madrugada. Ayuda entre todos.

Cada vez son más los robos en las paradas de colectivos. No tan solo sufren los usuarios que esperan que pase alguna unidad, también los choferes que en varias oportunidades fueron asaltados, amenazados e incluso agredidos.

En Villa Amalia, Héctor “El Tano” Gasser hace dos días sufrió un violento robo en la parada (en inmediaciones de Inca Garcilaso y Congreso). Desde ese momento, espera el colectivo con un cuchillo a la altura de la cintura.

“Yo había ido a cargar la tarjeta Ciudadana para poder viajar. Pero en ese momento vi que llegaron dos tipos y asaltaron a una mujer. Entonces yo intervine para defenderla. Uno de ellos me puso una pistola en la cabeza. Fue un momento terrible”, contó a La Gaceta.

“Creo que no queda otra que defendernos entre nosotros. Esto no pasaría si hubiera más controles. Los motochorros hacen lo que quieren por esta zona. Se suben a la vereda y atacan con total impunidad. No les perdonan ni a las mujeres con bebés en brazos”, dijo.

Lucía Juárez, otra vecina de Villa Amalia, confirmó que los motochorros operan intensamente por esas calles. “Los asaltos son permanentes, a toda hora. Por la noche, desde mi casa, escucho cómo gritan pidiendo auxilio las mujeres cuando las asaltan”, señaló.

“Por suerte yo vivo al frente de la parada. Espero el colectivo en la puerta de mi casa y salgo corriendo cuando veo que viene. A última hora de la tarde es lo peor. A mí no me queda otra que salir porque tengo que buscar a mis hijos de la escuela”, agregó.

Durante la madrugada

La delincuencia no da un suspiro al barrio. Varias familias vivieron momentos de mucha tensión al sufrir robos durante la madrugada.

Los delincuentes operan en banda ingresan a la viviendas armados sin importarles que estén los dueños en el lugar.

En menos de 10 días cuatro viviendas fueron asaltadas. Ingresaron por el techo o rompieron a patadas las puertas. Los vecinos piden más seguridad en la zona.

Compartir

Comentarios